La Tela di Carlotta
it en es

7 frases clave que los maestros Montessori usan y por qué deberíamos usarlas en casa

oct 23, 2017

Esta es la traducción de un artículo escrito por Christina Clemer: 7 key phrases Montessori teachers use and why we should use them, too y creo que sea uno de los mejores artículos para explicar la filosofia Montessori de manera fácil que cualquiera—maestros y padres—pueda entender.


Montessori puede ser difícil de resumir en pocas palabras: es una filosofía sobre la educación y el desarrollo infantil que está dentro de nosotros. Es una forma de ver el mundo. Creo que una de las maneras más fáciles de hacerse una idea de lo que Montessori significa es escuchar el lenguaje que utilizan los maestros Montessori.

Los maestros Montessori usan un lenguaje que respeta al niño y proporciona expectativas consistentes. Las palabras se eligen cuidadosamente para motivar a los niños a ser pensadores críticos independientes e intrínsecamente motivados.

Aquí hay siete frases comunes que probablemente escucharías en cualquier clase Montessori, y cómo incorporarlas a tu vida en casa.

1. “Vi que trabajaste duro".

El enfoque en el proceso en lugar del resultado es un principio clave en Montessori. Evitamos decirle a los niños “buen trabajo” o “tu trabajo es precioso” y, en cambio, podemos observar como se concentraron durante mucho tiempo, o cómo escribieron con tanto cuidado y su escrito podría ser leído fácilmente por cualquier persona.

Elogiar el duro trabajo de tu hijo, en lugar de sus resultados, ayuda a inculcar una mentalidad de crecimiento donde él cree que puede mejorar a través de sus propios esfuerzos.

En lugar de decirle a tu hijo: “Eres un buen niño”, dile “Noté que te fuiste amable con tu hermano pequeño ayer cuando compartiste tu camioneta”. Esto le muestra que ves su buen comportamiento, sin juzgarlo. En lugar de decirle: “Eres un artista tan bueno”, prueba, “noté que seguiste trabajando en tu dibujo hasta que lo conseguiste exactamente como lo querías”.

2. "¿Qué piensas de tu trabajo?"

En Montessori, el niño es su propio maestro. Los maestros están allí como guías para darle lecciones y ayudarlo, pero él descubre las cosas por sí mismo a través del ambiente y los materiales cuidadosamente preparados.

El autoanálisis es una gran parte de ese descubrimiento.

Cuando tu hijo te pregunta: “¿Te gusta mi dibujo?”, intenta preguntarle sobre ella en lugar de decir que te encanta. Pregúntale qué piensa él, cómo decidió qué colores usar y cuál es su parte favorita. Ayúdalo a comenzar a evaluar su trabajo por sí mismo, en lugar de buscar tu aprobación.

3. "¿Dónde podrías buscar eso?"

La independencia es otro valor clave en cualquier clase u hogar Montessori. Nuestro objetivo como maestros es ayudar a los niños a hacer cosas por sí mismos. Entonces, aunque a veces es más fácil contestar la pregunta de un niño sobre dónde está algo o cómo hacer algo, a menudo respondemos preguntas con otra pregunta como, “¿Dónde podrías buscar eso?” o “¿A qué amigo podrías pedir ayuda? “

Si tu hijo pierde su zapato y lo ves debajo de la cama, intenta hacer preguntas importantes, en lugar de dárselo.

“¿Dónde estabas cuando te quitaste los zapatos? ¿Has revisado tu habitación?”. Esto puede tardar un poco más, pero valdrá la pena cuando empiece a tomar más iniciativa y depender menos de ti.

4. "¿En qué parte te gustaría mi ayuda?"

En un aula Montessori, los niños son responsables de muchas cosas, incluido el cuidado de su entorno. Los niños a menudo se enorgullecen de esta responsabilidad, pasando tiempo arreglando flores para poner en las mesas, regando el jardín y lavando ventanas y mesas con alegría.

A veces, sin embargo, un trabajo es demasiado duro y abrumador. En estos casos, le preguntamos al niño cómo podemos ayudar. No queremos precipitarnos y “salvar el día”, enviando el mensaje de que el niño no es capaz, pero tampoco queremos dejar al niño abrumado.

Por ejemplo: si tu hijo está cansado, pero necesita guardar los Legos antes de acostarse, todas esas piezas pueden ser abrumadoras. Sin embargo, no tiene que ser todo o nada. Intenta “qué color te gustaría guardar” o “Tú guardas las piezas amarillas y yo guardo las azules” para mostrar que estás con él.

5. "En nuestra clase, nosotros ...." (O en casa—"En nuestra casa, nosotros ...")

Esta pequeña frase se usa para recordar a los niños cualquier regla y comportamiento deseados. Es mucho más probable provocar la cooperación del niño si usamos declaraciones objetivas sobre cómo funciona la comunidad, en lugar de ladrar comandos.

“En nuestra clase, nos sentamos mientras comemos” es menos probable que incite una lucha de poder que “Siéntate”.

Como todos nosotros, los niños quieren ser parte de la comunidad, y simplemente les recordamos cómo funciona la comunidad.

Si tienes una regla que en casa se camina, en lugar de “para de correr”, intenta decir “en casa caminamos” y mira si obtienes menos discusiones.

6. "No lo molestes, se está concentrando".

Proteger la concentración de los niños es una parte fundamental de la filosofía Montessori. Las clases Montessori dan a los niños grandes bloques de tiempo de trabajo ininterrumpido, generalmente tres horas. Esto les permite a los niños desarrollar una concentración profunda, sin ser molestados porque el horario dice que es hora de pasar a aprender otra cosa.

Puede ser tentador felicitar a un niño que trabaja maravillosamente, pero a veces incluso el contacto visual es suficiente para interrumpir su concentración.

La próxima vez que te acerques a tu hijo mientras él se concentra en dibujar o construir una torre, intenta simplemente pasar en lugar de decirle lo bien que lo está haciendo. Puedes hacer una nota mental y decirle más tarde que notaste que se concentró tanto en su creación.

7. "Sigue al niño".

Este último es importante. Es algo que los maestros Montessori se dicen unos a otros y dicen a los padres, no al niño. A menudo nos recordamos mutuamente que debemos “seguir al niño”, confiar en que cada niño está en su propia línea de desarrollo interno, que él está haciendo algo por una razón.

Esto nos recuerda buscar el motivo detrás del comportamiento. Nos recuerda que no todos los niños caminarán al año o leerán a los cuatro: ellos no han leído los manuales y no les importan los progresos que se supone que deben alcanzar.

Seguir al niño significa recordar que cada niño es único y tiene sus propias necesidades, pasiones y dones individuales, y fijándose en ellos se le debe enseñar y guiar.

Si no logras que tu hijo se interese por la lectura, trata de ver lo que ama: si le encanta las bromas, es posible que despierte su interés un libro de chistes, no el clásico libro infantil que tenías en mente. Recordar “seguir a tu hijo” puede ayudarte a verle de otra manera y trabajar con él en lugar de ir en contra a él.

Una de las cosas bonitas de Montessori es que es mucho más que un tipo de educación: es una forma de ver y estar con los niños. Incluso si tu hijo no va a la escuela Montessori, puedes llevar fácilmente las ideas a tu hogar y ver crecer la independencia y la concentración de tu hijo.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

El blog

Escribo principalmente sobre genitorialidad, Montessori y multilingüismo. Lee mis últimos artículos.

Vida sostenible
Vivir de manera sostenible para mí no significa solo tener un estilo de vida más ecológico. Significa tomar decisiones sostenibles para nuestro planeta, las personas que los habitan, pero también para nuestra vida, nuestro estilo de vida y nuestra felicidad. Significa aprovechar cualquier oportunidad diaria para evolucionar como seres humanos, para ser más felices, más sanos, más amables, más responsables y más cuidadosos — la única forma sostenible para un futuro significativo.
Face yoga, el yoga para la cara
Porque deberías llevar la misma ropa dos veces en Instagram
El poder de crear habitos (y porque deberías hacerlo, aunque luego los rompas)
Comer de manera responsable es la dieta del futuro (¿Te apetece enseñarlo a tus niños?)
El poder de NO quejarse: ¿podrías hacerlo durante un mes entero?
¡Limpia tu planeta, por favor!
Infografía: 8 pasos para pasar a los pañales de tela
Una nota personal sobre la felicidad
Una nota personal sobre los social media
Un cambio de vida siempre expande tus horizontes
Acabas de llegar a La Tela?
He preparado colecciones de varios artículos que he escrito a lo largo de los años. Quizás encuentres uno que te interese.

Viajes

Vendimos todo para viajar por el mundo durante dos años. Actualmente estamos en Nueva Zelanda.

Libros

En 2020 escribí 4 libros para la colección “Gioca e impara con il metodo Montessori" curada por Grazia Honegger Fresco. La colección es un proyecto de Il Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport.

También implementamos los talleres de los últimos 15 volúmenes de la colección con Oliver y Emily.

Podcast

En mi podcast, “Educare con calma”, hablo de varios temas, desde Montessori hasta la sostenibilidad. ¡Solo en italiano!

nov 19, 2020 • 25m
Pene e vulva: normalizziamo le parole
Con questo episodio inizio una serie di conversazioni a tema sessuale, perché credo che in Italia se ne debba parlare di più, soprattutto tra famiglie con bambini. L'educazione sessuale è un aspetto importante dell'educazione dei bambini e deve iniziare da piccoli. Un ottimo primo passo è proprio quello di normalizzare parole "imbarazzanti" come pene e vulva e sostituirle alle più comuni pisellino e patatina. Nell'episodio dico che non avevo trovato la storia originale in spagnolo della "gall...
16
nov 13, 2020 • 13m
"Non sono cresciuto Montessori e sono venuto su bene lo stesso!"
In questo breve episodio rifletto su una frase che ho sentito/mi è stata detta spesso per difendere l'educazione tradizionale (da genitori che crescono i propri figli con metodi più tradizionali come le minacce, i castighi, le punizioni ecc). Ti suggerisco anche come risponderei io. La citazione che menziono nell'episodio è una frase che disse la madre di Jane Goodall, antropologa inglese che ha dedicato la sua vita allo studio degli scimpanzé: "Se le persone non sono d’accordo con te, la cos...
15
nov 6, 2020 • 16m
La rabbia, le urla dei genitori e una storia tibetana
In questo episodio sono stata ispirata da una storia tibetana a parlare di rabbia e del perché urliamo quando siamo arrabbiati. Riconoscere i perché e analizzare le mie reazioni quando urlo è stato per me il primo passo per imparare a gestire la rabbia. Nell'episodio menziono questo articolo: Spiegare come funziona il cervello aiuta i bambini a controllare le loro emozioni. Mi trovi anche su www.lateladicarlotta.com e su Facebook e Instagram come @lateladicarlottablog.
14

Instagram

Actualizo Instagram casi todos los días para estar “cerca” de mi familia lejana.

¿Por qué La Tela di Carlotta?
Soñé con el nombre La Tela di Carlotta. Una mañana me desperté y en mis sueños había creado un blog con el mismo nombre de la novela americana (Charlotte’s Web). Muchos años e infinitos altibajos después, esta telaraña de pensamientos e historias es mi trabajo. Tardé mucho en entender qué tipo de presencia online quería ser y hoy lo sé: soy transparente, muestro la vida real, no hago publicidad, solo recomiendo marcas sostenibles (y no siempre porque me paguen) y creo en el valor de mi blog y de mis cursos – porque si no creemos en el valor de nuestro trabajo, nadie creerá por nosotros.
Carlotta
Carlotta dreaming of La Tela
¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.