La Tela di Carlotta
it en es

Amor incondicional

jul 10, 2019

Amor incondicional. Esto es lo que debemos a las personas que traemos a este mundo.

Demasiado a menudo, nuestro amor está condicionado. Cuando les privamos temporalmente de nuestro amor por su mal comportamiento. Cuando respondemos a sus crisis con rabia y frustración. Cuando hablamos con ellos como si fueran menos. Cuando actuamos como si nos debieran algo. Cuando creemos que somos más porque somos sus padres y ellos son nuestros hijos. Cuando los amenazamos, incluso “pórtate bien o nada de helado”. Cuando creemos que estamos en condiciones de enseñarles. Todas esas veces, les amamos “siempre y cuando”.

Oliver a veces se despierta de mal humor. Lo sabemos tan pronto como abre los ojos y no podemos hacer nada al respecto. No importa lo que digamos o hagamos, él no es feliz. Su cerebro se fija en algo que no puede tener — algo impensable para desayunar, algo nuevo — y se acabó. Intentemos e intentamos e intentamos, pero no podemos cambiar su estado de ánimo.

Uno de esos días, estábamos en Budapest y salíamos a visitar el centro. Oliver quería helado: habíamos comido uno el día anterior y le dije que no comeríamos otro hoy. Siguió repitiéndolo y nosotros seguimos pidiéndole que parara. Se volvió tan insoportable que decidimos llegar a un compromiso para intentar salvar el día: le ofrecimos un helado después del almuerzo. Ni siquiera aceptó esto. Era ahora o ahora, cero compromisos.

Se paró frente a una heladería y no quería moverse. Bajé a su nivel, de rodillas, les cogí las manos, le miré a los ojos y le dije con calma: “Veo que quieres un helado. Podemos tomar un helado después del almuerzo. ¿Vamos a almorzar ahora?”. No funcionó, mis palabras no le llegaban.

Estaba en la puerta y los clientes no podían entrar, así que cogí su mano y le moví suavemente hacia un lado, pero gritó “¡NO!” y volvió a la puerta. Fue entonces cuando perdí la paciencia, le cogí en brazos y comencé a caminar por el centro de Budapest con él que gritaba, me daba patadas y puñetazos, mientras todos nos miraban.

Seguí caminando, manteniéndolo fuerte para no dejarlo escapar y cuando encontré un lugar privado, le senté en un banco. Él abrazó a Alex y siguió llorando. Me tomé un momento para respirar — un lujo que no siempre tengo en estas circunstancias — y me calmé, pero estaba triste por cómo había ido, por no haber sabido hacerlo mejor, por no haber sido lo suficientemente fuerte como para controlar mis emociones.

Esperamos que se calmara y fuimos a la primera cafetería que encontramos para comer. Después del almuerzo, se sentó solo en un banco cercano y se quedó allí mucho tiempo. Lo que sea que estuviera pensando, estaba claro que necesitaba su espacio. Cuando llegó el momento de irnos, me senté a su lado, él me abrazó y yo me disculpé. Luego se quedó dormido en el cochecito y “reiniciamos” el día.

Mientras él estaba sentado en el banco, Alex y yo hablamos. Pensamos en lo que hicimos mal, en lo que podríamos haber hecho de otra manera. Nos dimos cuenta de que probablemente no se trataba del helado, sino que estábamos decidiendo todo nosotros esa mañana y él necesitaba tener algo de control: dejarlo decidir dónde ir y seguir a su guía podría haber tenido un resultado mejor sin la necesidad de llegar a la crisis.

Nos recordamos que estamos en una casa nueva, en una ciudad nueva, con un idioma nuovo y rutinas nuevas: nos está costando a todos, y es normal. Hablamos sobre algunas frases que deberíamos evitar y cómo reemplazarlas por otras que sean más respetuosas y menos condicionadas.

Reconocimos lo difícil que es lidiar con él a veces, cuánto nos cuesta a veces entenderle y admitimos mutuamente que sentimos menos amor hacia él cuando está de mal humor (creo que decir en voz alta las verdades incomodas sea muy importante).

Pero también acordamos en dos cosas:

Cuando todo nos parece una lucha con él, es precisamente cuando él más nos necesita. Es el momento de acompañarle y de mantener el control de nuestras emociones, porque (como dijo una de mis lectoras) alguien tiene que mantener la calma.

NOSOTROS somos los que tenemos que cambiar, porque no importa lo difícil que sea, los padres deben amor incondicional hacia los hijos. Les debemos compasión, comprensión, empatía y todos los matices de amor en el medio.

Cada vez que fallamos, nos equivocamos y lo pensamos en maneras de hacerlo mejor, evolucionamos como padres y al día siguiente volvemos a empezar. Con aún más paciencia, aún más comprensión, incluso más amor.

Solo si aceptamos que nuestros hijos no nos deben nada, que se lo debemos todo a ellos. Que tenemos poco que enseñar y mucho que aprender. Que el tamaño de nuestro orgullo es directamente proporcional a los fracasos de la crianza. Que cuando nos “desafían” o nos hacen luchar, no se trata de nosotros, se trata de ellos. Que la forma en que actuamos, nos comportamos y hablamos con ellos moldea la forma en que actúan, se comportan y nos hablan.

Solo cuando aceptamos todo esto podemos criar a nuestros hijos con respeto, dando la bienvenida a una educación pionera, diferente de aquella con la que, tal vez, hemos sido criados nosotros.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

El blog

Escribo principalmente sobre genitorialidad, Montessori y multilingüismo. Lee mis últimos artículos.

Vida sostenible
Vivir de manera sostenible para mí no significa solo tener un estilo de vida más ecológico. Significa tomar decisiones sostenibles para nuestro planeta, las personas que los habitan, pero también para nuestra vida, nuestro estilo de vida y nuestra felicidad. Significa aprovechar cualquier oportunidad diaria para evolucionar como seres humanos, para ser más felices, más sanos, más amables, más responsables y más cuidadosos — la única forma sostenible para un futuro significativo.
Face yoga, el yoga para la cara
Porque deberías llevar la misma ropa dos veces en Instagram
El poder de crear habitos (y porque deberías hacerlo, aunque luego los rompas)
Comer de manera responsable es la dieta del futuro (¿Te apetece enseñarlo a tus niños?)
El poder de NO quejarse: ¿podrías hacerlo durante un mes entero?
¡Limpia tu planeta, por favor!
Infografía: 8 pasos para pasar a los pañales de tela
Una nota personal sobre la felicidad
Una nota personal sobre los social media
Un cambio de vida siempre expande tus horizontes
Acabas de llegar a La Tela?
He preparado colecciones de varios artículos que he escrito a lo largo de los años. Quizás encuentres uno que te interese.

Viajes

Vendimos todo para viajar por el mundo durante dos años. Actualmente estamos en Nueva Zelanda.

Libros

En 2020 escribí 4 libros para la colección “Gioca e impara con il metodo Montessori" curada por Grazia Honegger Fresco. La colección es un proyecto de Il Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport.

También implementamos los talleres de los últimos 15 volúmenes de la colección con Oliver y Emily.

Podcast

En mi podcast, “Educare con calma”, hablo de varios temas, desde Montessori hasta la sostenibilidad. ¡Solo en italiano!

oct 16, 2020 • 19m
La nostra routine con i bimbi
Mi chiedete spessissimo quale sia la nostra routine a casa con i bimbi e in questo episodio vi svelo che noi, una routine vera e propria, non ce l'abbiamo. Abbiamo una routine minima e indispensabile, che è un concetto che mi sono totalmente inventata su due piedi mentre parlavo a briglia sciolta in questo episodio, ma che credo funzioni davvero. Almeno per noi. La routine minima e indispensabile, secondo me, risponde anche a un altro "problema": trovo che ci bombardino spesso con l'idea del...
11
oct 9, 2020 • 24m
Sostenibilità: come sensibilizzare i bambini e i giovani adulti | Con Cristiana Cerri Gambarelli
In questa puntata a due voci di Educare con Calma – divisa a metà perché amo gli episodi corti - parliamo di sostenibilità e per farlo ho invitato mia sorella, Cristiana Cerri Gambarelli, project manager della Federazione dei Giovani Verdi Europei e un esempio per chiunque voglia intraprendere un viaggio nella sostenibilità: negli ultimi ha cambiato tutta la sua vita per ridurre la sua impronta di carbonio e per prendere ogni giorno decisioni più sostenibili per il nostro pianeta e in questa ...
10
oct 2, 2020 • 24m
Intraprendere un viaggio nella sostenibilità | Con Cristiana Cerri Gambarelli
In questa puntata a due voci di Educare con Calma – divisa a metà perché amo gli episodi corti - parliamo di sostenibilità e per farlo ho invitato mia sorella, Cristiana Cerri Gambarelli, project manager della Federazione dei Giovani Verdi Europei e un esempio per chiunque voglia intraprendere un viaggio nella sostenibilità: negli ultimi ha cambiato tutta la sua vita per ridurre la sua impronta di carbonio e per prendere ogni giorno decisioni più sostenibili per il nostro pianeta e in questa ...
9

Instagram

Actualizo Instagram casi todos los días para estar “cerca” de mi familia lejana.

¿Por qué La Tela di Carlotta?
Soñé con el nombre La Tela di Carlotta. Una mañana me desperté y en mis sueños había creado un blog con el mismo nombre de la novela americana (Charlotte’s Web). Muchos años e infinitos altibajos después, esta telaraña de pensamientos e historias es mi trabajo. Tardé mucho en entender qué tipo de presencia online quería ser y hoy lo sé: soy transparente, muestro la vida real, no hago publicidad, solo recomiendo marcas sostenibles (y no siempre porque me paguen) y creo en el valor de mi blog y de mis cursos – porque si no creemos en el valor de nuestro trabajo, nadie creerá por nosotros.
Carlotta
Carlotta dreaming of La Tela
¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.