La Tela di Carlotta
it en es

Tour del bosque Can Gio (Vietnam) con niños

ene 10, 2020

Antes que leas: he contactado Les Rives y fueron tan amables como para darnos un descuento para el tour entero, pero aún sin descuento habría escrito este artículo tal y cual, ¡porque las cosas bonitas van compartidas!

Cuando vivimos en Ho Chi Minh City durante nuestro tour del mundo esploramos  el bosque de manglares de Can Gio en barco con un tour privado de Les Rives, en mi opinión la mejor empresa de visitas guiadas de la zona. La atención al detalle, la privacidad del recorrido, la preparación de nuestro guía Henry, las paradas perfectas y sin prisas y el hecho de que a los niños les encantó todo… ¡hicieron de esta visita nuestra favorita en Vietnam! Pero vamos con orden.

Primero, nuestros mejores amigos se unieron a nosotros desde España y pasaron un par de semanas con nosotros en Saigón:

4 adultos y 4 niños (2, 3, 4 y 5 años) todo el día explorando el bosque de manglares de Can Gio… ¡un día precioso!

Tour privado Can Gio Forest con Les Rives

El recorrido comienza en algún lugar de la ciudad de Ho Chi Minh, pero no recuerdo dónde porque Les Rives nos recogió directamente frente a nuestra casa con una minivan. ¡Perfecto!

El río Mekong es uno de los ríos más largos del mundo y atraviesa 5 países antes de llegar a Vietnam, donde tiene su propio delta. Los vietnamitas no lo llaman Mekong (madre del río), sino (traducido) "río nocturno del dragón".

Cuando salimos de Saigón, pasamos por las casas ilegales junto al río en el District 4: el gobierno está tratando de reubicar a las personas en apartamentos, pero está tardando mucho más tiempo de lo esperado, porque ellos no quieren irse. Los propietarios de estas casas usan el río como basura y alcantarillado personal; lamentablemente, toda el área parece un vertedero, lo que llevó a algunas conversaciones interesantes con los niños.

District 4: Todo lo que ves debajo de las casas es basura.

1a parada: mercado junto al río

Gracias a Henry, nuestro guía de Les Rives, aprendí más sobre la cultura vietnamita en este interesante recorrido de 1,5 horas del mercado que en 1,5 meses en Vietnam. Eso sí, incluso cosas malas, como ranas despellejadas vivas para venderlas frescas… :-(

Vietnam está lleno de contradicciones: la vida y las tradiciones vietnamitas han inspirado muchas conversaciones importantes sobre lo que está bien y lo que está mal con Oliver y Emily (entonces de 4 y 3 años) en los 2 meses que vivimos allí.

¡Bella estaba enfadada porque había olvidado su cámara en el barco! 🙈 Viajar con niños también es esto, ¡y es muy divertido!

Henry nos contó muchas anécdotas, como la del dinero falso que se puede comprar en el mercado para las procesiones fúnebres: lo tiran del coche fúnebre cuando atraviesa el pueblo (todo el pueblo se une al funeral caminando detrás del coche).

2da parada: bosque de manglares y santuario de murciélagos gigantes

Este espléndido bosque fue bombardeado durante la Guerra de Vietnam (aquí en Vietnam la llaman la "Guerra Americana") y luego fue completamente replantado en 1979, por lo que poco a poco los animales regresaron.

El tour se hace en la clásica canoa de madera conducida por una persona de pié.

Hay manglares rojos y negros y Henry explicó que los podemos distinguir mirando las raíces: las de los manglares negros salen del suelo, casi como si fueran pequeños snorkels que el árbol usa para respirar. Explicado así, ¡nunca lo olvidaremos!

Al santuario de murciélagos gigantes se llega en un maravilloso paseo en bote (con los niños, este es definitivamente el momento perfecto para tomar un snack): los murciélagos son difíciles de detectar si están lejos, pero Henry fue muy bueno dirigiendo nuestros ojos en la dirección correcta.

3ª etapa: "Isla de los monos" (la isla de los monos)

Paramos a ver a los monos y le llevamos unos plátanos a la abuela mono (30 años): los otros monos son un poco malos, incluso con la abuela, así que no hay plátanos para ellos 😉

4ª etapa: "pesca" de cocodrilos!

Henry luego nos llevó a un santuario de cocodrilos donde viven unos 40 cocodrilos "libres", limitados solo a los bordes del santuario. De hecho, los cocodrilos no están libres en ninguna parte de Vietnam, todos viven en reservas naturales como esta.

Estábamos demasiado ocupados con los cocodrilos y apenas sacamos fotos.

Y luego, ¡nos subieron a un bote y nos enviaron al río a pescar cocodrilos! Es broma, por supuesto, en realidad dimos de comer a los cocodrilos atando pequeños trozos de anguila a la punta de una caña de pescar y esperamos que el cocodrilo… ¡SNAP! El sonido, la potencia, la elegancia de estos animales… es algo que nunca olvidaremos.

5ta etapa: comida vietnamita

La última parada fue… ¡la comida! El barco nos llevó a un lugar remoto en medio de la nada donde Les Rives ha instalado una terraza privada con una mesa y donde los chefs locales pescan, cultivan y cocinan deliciosa comida vietnamita. Es 100% privado y ¡GUAU!

Los niños pescaron con Henry.

En el camino de regreso, todos los niños se quedaron dormidos y el paseo en barco fue súper relajante 🤭… disfrutando de frutas, café y agua fresca en un día caluroso. ¡Simplemente perfecto!

PD. Y por si fuera poco, el recorrido ahora es 100% ecológico: en lugar de vasos de plástico, se proporcionan botellas de vidrio numeradas para cada huésped que luego se pueden llevar a casa (por supuesto, si las lavaran en lugar de regalarlas sería aún más ecológico!). ¡Qué buena idea!

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.