La Tela di Carlotta
it en es

Cómo conocí a tu padre — Capítulo 2

nov 22, 2016

Si te has perdido el primer capítulo, lo puede leer aquí.


Creo que una frase de ese tipo—un chico que le “dice” a una chica de salir con él—dejaría a cualquiera sin palabras. No a mí. Le miré a los ojos y la única palabra que salió de mi boca fue, . Ni siquiera había considerado la posibilidad de que algo así podría suceder—al fin y al cabo, volvía a Italia en menos de dos semanas, sin tener en cuenta de que tenía novio—pero nunca en mi vida algo me había parecido tan claro y justo, y no estaba dispuesta a ignorar esa sensación.

Era lunes, Alex me dijo que iba a estar fuera de la ciudad durante un par de días y que nos viéramos el viernes a las 13:00 en frente de La Pesquera, un restaurante en el paseo cerca de mi casa. Ahora me doy cuenta de que estaba diciendo que sí a todo lo que me proponía; si me hubiese pedido vivir con él, tal vez esa noche misma me hubiera mudado a su casa—no que tardé mucho más, pero esa es otra historia.

Llovió toda la semana—la consueta y ahora muy apreciada semana de lluvias torrenciales de septiembre en Marbella—y el viernes el cielo estaba gris y el paseo se parecía más a un cañón de barro y charcos. Entonces no era una gran fan de los días oscuros y lluviosos, porque tenían la capacidad de ponerme oscura y lluviosa a mí también, así toda la emoción que había sentido el lunes había poco a poco desvanecido, dejando en mi mente un sinfín de dudas, incertidumbres y preguntas sobre lo correcto e incorrecto.

Y, por supuesto, tuve que mentir—o más bien, omitir la verdad—a Novio, que además parecía llamar mil veces más al día… olía algo o era sólo que yo me sentía culpable? Y encima de todo, ni siquiera tenía ropa o zapatos compatibles con la lluvia y yo odio odio odio no poderme vestir apropiadamente para las ocasiones especiales.

El universo me estará enviando señales? Será equivocado? Tengo que hundir? O debería seguir mi primer instinto? Después de todo, es un simple almuerzo inocente con un chico que puede ser sólo un amigo, no? Quiero decir, me queda muy poco aquí en España, esto no puede ir a ninguna parte. O sí? Tal vez no sea tan inocente? Me importa? O sigo el istinto?

Discutí con mi yo interior toda la mañana, pero por una razón u otra siempre conseguía convencerme de que este almuerzo era buena idea: un signo de que estaba claramente dispuesta a dejar que mis sentimientos vencieran mi concepto del bien y del mal.

Y así hice. Engañé a la sensación de que todo a mi alrededor estaba diciendo “no vayas!” poniéndome ropa de colores para compensar el día gris y sandalias cómodas para saltar los charcos. Y salí de casa para ir a la cita.

Raro y embarazoso. Ese momento en que ves al otro—dos extraños que van a comer juntos—y sabes que debes andar hacía él y encontrar a algo (preferentemente inteligente) que decir. Las mariposas empiezan a volar violentamente en el estómago y la boca de repente se te hace seca como un espejismo en el desierto. Extrañamente bonito—probablemente la parte que más echo de menos de las primeras citas.

Pero arrancamos bien. Creo que comentamos algo sobre el clima y luego él tomó las riendas, esperaba que me gustara caminar porque me llevaba a Terra Sana, un restaurante a 15 minutos de allí, en el puerto deportivo de Marbella (gracias, sandalias cómodas!). Nos llevamos bien inmediatamente. De repente, no me importaba no estar vestida adecuadamente, si estaba bien o mal, si el universo estaba tratando de arruinar la fiesta… Ni siquiera me importaba de que mi inglés no fuera perfecto, que normalmente me habría hecho sentir incómoda.

Me sentía relajada y sin preocupaciones, y sentí algo que no había sentido durante mucho tiempo: las mejillas calientes (y definitivamente rojas) cuando me miraba.

Almorzamos, hablamos y hablamos y hablamos de todo y de nada, me mostró su nuevo iPhone de primera generación (que era simplemente precioso, me sentía como una niña con un juguete nuevo), y luego me acompañó andando al restaurante donde tenía que empezar el turno de tarde. Intercambiamos los números de teléfono y decidimos volver a vernos pronto.

Me sentí quinceañera otra vez y este extraño era todo lo que podía pensar noche y día. Sólo que esta vez yo no era libre, Novio me espera en Italia, y no sólo estaba loco por mí, sino incluso habíamos decidido compartir un piso con algunos amigos para el próximo año académico. Que es casi como ir a vivir juntos, por las barbas de San Pedro!

Empecé a hacerle caso a la leve voz racional en mi cabeza que en los últimos días había ignorado por completo. Y desafortunadamente no estaba del todo equivocada: todavía estaba tratando de recuperarme de mi larga relación, no podía decepcionar a mis amigos que habían buscado casa durante todo el verano, tenía que concentrarme en mis estudios, y además Alex habría sido una de esas relaciones de larga distancia en que yo nunca había creído. Tal vez fuera más fácil dejar las cosas como estaban. Tenía que terminarlo antes de que empezara.

El domingo por la mañana envié un mensaje a Alex, algo como, “De verdad me encantaría volver a verte, pero no creo que sea justo para mí o para ti. Es probablemente más fácil para los dos si dejamos las cosas como están”, sólo más confuso y menos bien articulado—claro reflejo de mis sentimientos. Y en toda respuesta, “Nos vemos delante del Guadalpin, ya estoy de camino”.

Esto no me lo esperaba en absoluto—como no me esperaba estar lista y fuera de la puerta de casa diez minutos más tarde. Pero allí estaba, caminando hacia el hotel Guadalpin en mi precioso vestido de rosas rosas y negras. Al fin y al cabo era mejor así, decírselo en persona era sin duda lo más correcto después de esa bonita cita, lo habría hecho corto y dulce, le habría dado la mano y me habría despedido.

Y después le vi.

Llegó volando con sus patines en línea, alto y guapo, con el pelo rubio flotando en el viento. Paró a un milímetro de mí, con esa técnica de lado que usan los patinadores de hielo profesionales en televisión. “Lo siento, salí de prisa y no tengo zapatos”… Tonto no es, pensé, es tan condenadamente atractivo con sus patines!

Empezamos a caminar (y patinar) por el barrio, y empecé a explicar todo de manera aún más confusa de mis mensajes anteriores. Mis ojos estaban pegados a la carretera y no podía dejar de sentir que las palabras que salían de mi boca no reflejaban para nada mis sentimientos, todas las explicaciones racionales para alejarle de mí eran sólo mentiras.

Y luego por un segundo—un brevísimo segundo—le miré a los ojos, esos ojos azules y soñadores, mi rostro se inflamó, las mariposas empezaron a volar, las manos temblorosas y las rodillas débiles, casi como si el corazón quería salirme del pecho y gritar en voz alta. Y así, por otro segundo—otro brevísimo segundo—escuché a los gritos: me puse de puntillas, puse mis brazos alrededor de sus hombros y le besé apasionadamente.

Unos días más tarde estábamos viviendo juntos, pero como te he dicho antes, esa es otra historia.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Comentarios

Belén • ago 19, 2017

Oooooooooh! Aunque conozco el final, estoy deseando seguir leyendo 😜

Lou • feb 7, 2017

Me siento muuuuuy identificada con tu historia!!!!!!!!!!

🌸 Carlotta • feb 8, 2017

Hola Lou y gracias por tu comentario. A que sí que es una historia de película? :-D En cuanto tenga tiempo seguiré contándola, se hace más interesante jaja! Un abrazo

angelica • nov 26, 2016

Simplemente preeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeciso.

🌸 Carlotta • nov 28, 2016

😍

Creo que estos te gustarán

Cursos online

Enseño a los padres otra forma de educación en casa y les doy las herramientas para a educar para el futuro.

Educar a largo plazo

Filosofía Montessori, disciplina positiva y educación respetuosa: guía para los padres.
La crianza de los hijos es más fácil cuando puedes seguir una guía. Con este curso comenzarás tu transformación interior personal, para convertirte en una madre/padre que educa en el respeto (a sí mismo y a sus hijos), aprenderás a usar la empatía, la comprensión y la paciencia durante las crisis, y encontrarás alternativas a los métodos clásicos de la educación tradicional (amenazas y castigos). Los niños son el futuro de nuestro planeta y el cambio solo puede comenzar en casa.

Podcast

En mi podcast, “Educare con calma”, hablo de varios temas, desde Montessori hasta la sostenibilidad. ¡Solo en italiano!

feb 26, 2021 • 20m
Etichette: smettiamo di mettere le persone in scatola!
Questa settimana su Educare con Calma parliamo di etichette (parole che usiamo per definirci), del perché penso che siano nocive per conversazioni e relazioni e come sostituirle nel nostro linguaggio.  Vi lascio il link all'episodio sul mio blog, dove potete anche leggere la trascrizione, trovare i post relazionati al tema di cui parlo e anche lasciarmi un commento per avviare una conversazione. Nell'episodio menziono anche questa IG TV "Basta con le etichette!" e questo vecchio post "Il papà...
34
feb 24, 2021 • 05m
Montessori in 5': cambia le frasi in positivo
Oggi su Educare con Calma vi spiego in 5 minuti perché funziona con i bambini cambiare le frasi negative in positivo e perché può aiutare non solo a rispettare i limiti, ma anche a cambiare la mentalità. Nell'episodio menziono la collezione Montessori Express sul mio sito in cui riassumo idee che mi hanno aiutata con i miei bimbi. -- Come appoggiare il podcast: Io non faccio pubblicità e non accetto sponsor, perché le pubblicità mi danno fastidio e non voglio sottoporvi a più pubblicità di qu...
33

El blog

Escribo principalmente sobre genitorialidad, Montessori y multilingüismo. Lee mis últimos artículos.

Mamás, papás & niños
No sabemos como ser padres, lo aprendemos sobre la marcha. Esto es mi ser madre, mis pequeñas victorias y amargas derrotas, mis verdades incómodas y las interminables lecciones de vida. Y también todo los productos y de bebés y juguetes que nos gustan más.
Cómo dejar el parque de juego sin luchas de poder
Así es la vida
Audiolibros de cuentos verdaderos para niños
No proyectemos nuestras inseguridades en los niños
Duda las autoridades
En la ma/paternidad se necesita egoismo construstruttivo
Un paso más hacia la auto aceptación
Y si el matrimonio se caba después de los niños
Alex
¡Nos olvidamos de nuestro aniversario de 10 años de boda!
Vida sostenible
Vivir de manera sostenible para mí no significa solo tener un estilo de vida más ecológico. Significa tomar decisiones sostenibles para nuestro planeta, las personas que los habitan, pero también para nuestra vida, nuestro estilo de vida y nuestra felicidad. Significa aprovechar cualquier oportunidad diaria para evolucionar como seres humanos, para ser más felices, más sanos, más amables, más responsables y más cuidadosos — la única forma sostenible para un futuro significativo.
Face yoga, el yoga para la cara
Porque deberías llevar la misma ropa dos veces en Instagram
El poder de crear habitos (y porque deberías hacerlo, aunque luego los rompas)
Comer de manera responsable es la dieta del futuro (¿Te apetece enseñarlo a tus niños?)
El poder de NO quejarse: ¿podrías hacerlo durante un mes entero?
¡Limpia tu planeta, por favor!
Infografía: 8 pasos para pasar a los pañales de tela
Una nota personal sobre la felicidad
Una nota personal sobre los social media
Un cambio de vida siempre expande tus horizontes
Acabas de llegar a La Tela?
He preparado colecciones de varios artículos que he escrito a lo largo de los años. Quizás encuentres uno que te interese.

Viajes

Vendimos todo para viajar por el mundo durante dos años. Actualmente estamos en Nueva Zelanda.

Libros

En 2020 escribí 4 libros para la colección “Gioca e impara con il metodo Montessori" curada por Grazia Honegger Fresco. La colección es un proyecto de Il Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport.

También implementamos los talleres de los últimos 15 volúmenes de la colección con Oliver y Emily.

Instagram

Actualizo Instagram casi todos los días para estar “cerca” de mi familia lejana.

¿Por qué La Tela di Carlotta?
Soñé con el nombre La Tela di Carlotta. Una mañana me desperté y en mis sueños había creado un blog con el mismo nombre de la novela americana (Charlotte’s Web). Muchos años e infinitos altibajos después, esta telaraña de pensamientos e historias es mi trabajo. Tardé mucho en entender qué tipo de presencia online quería ser y hoy lo sé: soy transparente, muestro la vida real, no hago publicidad, solo recomiendo marcas sostenibles (y no siempre porque me paguen) y creo en el valor de mi blog y de mis cursos – porque si no creemos en el valor de nuestro trabajo, nadie creerá por nosotros.
Carlotta
Carlotta dreaming of La Tela
¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.