La Tela di Carlotta
it en es

El único consejo que necesitas si tu niño no duerme

jun 20, 2017

Anoche Emily se despertó cada 30-40 minutos desde las 2:30 hasta las 6:00 de la madrugada. A las 6:00 estaba completamente despierta, sonriendo y charlando (tengo que admitir que su actitud positiva y alegre lo compensa todo!), pero yo estaba decidida a volver a dormirla. A las 6:50, después de 50 minutos de conversaciones intensas, se volvió a dormir. A las 7:26 estaba otra vez despierta y lista para empezar el día.

Anoche llega después de varias (decenas de) noches de mierda (con perdón de la expresión!). Y cuando digo de mierda, quiero decir ridículamente molestas y altamente frustrantes, hasta el punto que a menudo estoy tumbada en la cama soñando despierta con olvidare de los niños y hacer el check in en una habitación de hotel para dormir aunque sea sólo cuatro horas ininterrumpidas. ¡Así de mierda!

Esta mañana, mientras comía mi desayuno en modalidad zombi, mirando al vacío, pensaba en voz alta, “¿Cuánto daño pueden hacer a un bebé una pastillas para dormir?”. Sí, estoy así de exhausta! Y no, nunca daría pastillas para dormir a mis hijos.

Pero eso me hizo pensar en todas esas veces en los últimos dos años en que mi amiga Amanda me dijo que Gabriel “tampoco anoche durmió”, y cada vez yo le decía “Es sólo una fase, pasará!”. En aquel entonces nunca había experimentado realmente la privación del sueño de la manera que la estoy experimentando hoy: Oliver nunca durmió de maravilla, pero siempre durmió suficiente, despertándose cada 3-4 horas y volviendo a dormir en cuestión de minutos.

Ahora que sé lo que significa tener una noche mejor (ni siquiera buena) durante meses, ahora que he leído todo el Internet, que he probado todo lo aceptable, y hablado con muchas muchas madres acerca de la falta de sueño… bueno, a Amanda le diría exactamente lo mismo. Porque incluso si al momento odio las noches, odio ir a dormir cansada sabiendo que me despertaré igual de (o más) cansada, creo que he entendido el único verdadero secreto para el sueño de tus niños. Y si tú tampoco estás durmiendo bien, lo siento, te quedarás muy decepcionada:

Sigue la corriente.

Eso es todo! Creo que no hay nada más que decir. Puedes intentar lo que quieras—de hecho, todavía me gustaría probar a darle un poco de manzanilla para ver si la relaja, y estoy tan cansada, que incluso consideraría probar la homeopatía aunque no crea en ella en absoluto—pero nada va a hacer una diferencia, ni el truco de tres minutos que funcionó para Oliver, ni la almohada mágica que funcionó para el bebé de mi amiga.

Porque los bebés y los niños tienen sus propios tiempos y sus propias necesidades (a veces misteriosas), y aprenden a su paso, no se puede forzar el aprendizaje. Nunca. Y aprender a dormir no es diferente de aprender a aguantar una cuchara o hacer pipí en el orinal: ningún niño—ni los que “duermen toda la noche”—sabe dormir toda la noche y si no me crees, lee este artículo.

He intentado durante dos años crear una rutina de noche para que Oliver estaría en la cama a las 19:00—lo hacía con coherencia, pero nunca logré dormirle antes de las 21.30/22:00. Un día, hace unos meses, se saltó la siesta y él mismo pidió ir a la cama a las 19:30 (te lo prometo, lo pidió él!). Ahora está durmiendo siempre entre las 19:00 y las 19:30, 12/13 horas seguidas. Él lo hizo, no yo.

Por lo tanto, incluso cuando se trata de la rutina de dormir, como todo lo que está relacionado con bebés y niños, hay solamente una regla: seguir al niño.

Suerte para todos (y para mí también!).

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.