¿Has pensado nunca en crear tua propias tradiciones navideñas?

Déjame un comentario
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

Si, como nosotros, no eres religioso (pero vienes de un país religioso), dar un sentido a la Navidad es complicado.

Si, como nosotros, quieres evitar el consumismo, dar un sentido a la Navidad es aún más complicado.

Si, como nosotros, también crias a tus hijos Montessori, puede que tengas que olvidarte de la Navidad cómo la conoces y empezar a crear tus propias tradiciones.


A veces estamos atrapados en las tradiciones con las que nos han criado, porque es difícil dejar lo conocido por lo desconocido, especialmente cuando significa ir en contra de la corriente.

Pero cuando no participas en el aspecto espiritual de la Navidad y no celebras el nacimiento de Jesús, la Navidad pierde mucho de su significado. Cuando estás intentando ser un consumidor más consciente, puedes sentir la necesidad de evitar eventos consumistas — ya sea la Navidad, el Back Friday o las rebajas de verano. Además, si les crías a tus hijos Montessori, es posible que prefieras no mentirles sobre la existencia de un anciano barbudo que vuela por todo el mundo en un trineo para entregar regalos.

Entonces, ¿qué queda de la Navidad?

Quizás una reunión familiar, especialmente si tienes familia lejos y la Navidad es la única ocasión en la que todos están de vacaciones del trabajo y podéis estar juntos bajo el mismo techo.

Alex y yo, sin embargo, somos trabajadores independientes y ambos provenimos de familias divorciadas, por lo que reunirse en Navidad o en cualquier otro momento da igual.

Nuestra Navidad – creando nuestras propias tradiciones

Hay tantos aspectos (¿todos?) de la Navidad que van en contra de lo que nosotros, como familia, creemos y defendemos, así que es normal sentir que tenemos que crear nuestras propias tradiciones. Y no es imposible.

Para nosotros, crear nuestra Navidad, especialmente después de los niños, ha sido un proceso continuo año tras año y todavía necesitaremos algunos años de prueba y error para crear nuestras propias tradiciones, pero por el momento (Oliver tiene 3,5 y Emily casi 2) decidimos que la Navidad para nosotros es irnos de viaje o un día como cualquier otro.

El año pasado, viajamos a Suecia; en cambio, este año almorzaremos con mi madre en un chiringuito en la playa y nos reuniremos con algunos amigos por la tarde.

No iba a decorar la casa este año porque estamos vendiendo todo para dejarlo en nuestro viaje por el mundo, pero mi madre sorprendió a los niños con un árbol de Navidadque aceptamos porque no va en contra de nuestras creencias — ¿por cierto, sabías que el árbol de Navidad tiene orígenes paganas?

Aún no tenemos que responder a preguntas sobre Papá Noel o el nacimiento de Jesús, así que pensaremos en eso cuando llegará el momento. De todas maneras, lo más probable es que seamos directos y honestos con ellos.

No hacemos regalos para navidad. Siempre compramos lo que nuestros hijos necesitan, ya sea ropa o juguetes, cuando lo necesitan.

Ideas navideñas de otras familias

Estas son algunas otras ideas de familias con valores afines a los nuestros que podrías encontrar útiles para crear tus propias tradiciones navideñas.

Sobre Papá Noel

En Navidad, Papá Noel está en todas partes. Si tus hijos preguntan (los míos todavía no) y quieres ser sincero con ellos, puedes decirles la verdad: es una hermosa historia sobre un hombre que…

Como escribe Cristina de Montessori en Casa, ser honesto con ellos no significa que no quieran creer en Papá Noel (su hijo le dijo: “Yo creo que existe porque mi amigo lo vio el año pasado”), pero creer en él será 100% su elección, a diferencia de algo impuesto por nosotros adultos.

Sobre decir “Feliz Navidad”

La escuela Montessori de mis hijos les desea a todos “Felices vacaciones de invierno” en lugar de “Feliz Navidad” y me encanta. No estoy segura de poder convertirlo en un nuevo hábito, pero para mí tiene sentido no decir “Feliz Navidad” (una palabra que tiene connotación religiosa) cuando no eres cristiano.

Sobre dar regalos

Una familia de amigos con ideas afines a las nuestras decidió que cada uno (adultos y niños) puede elegir un regalo para disfrutar durante las vacaciones de invierno cuando los niños no van al colegio. Si quieres dar regalos, creo que esta puede ser una buena idea.

Sobre reunirse con la familia

Esto es difícil, especialmente si la Navidad es la única época del año en que toda la familia se reúne. Creo que todo tiene que ver con el respeto: debes respetar el deseo de tu familia de pasar la Navidad contigo, y ellos deben respetar tu necesidad de celebrar la Navidad de manera diferente (o de no celebrarla).

Ser honesto es la mejor manera para promover el respeto de ambas partes, así que quizás haya que haber una “conversación navideña” con la familia en algún momento.

Sobre las comidas

Puedes optar por no participar en la comida principal (24 o 25, según las tradiciones de tu país).

Si temes la cena del 24 porque los niños terminan viendo la televisión mientras esperan a Papá Noel y luego abren una montaña de regalos innecesarios, opta por no participar y pídele a tu familia que se reúna nuevamente para el desayuno/almuerzo/té el día 25.

Si crees que el almuerzo del 25 sería demasiado largo para tus hijos y preferirías evitar tener que ponerlos frente a la televisión, puedes decirle a tu familia que te unirás para chocolate caliente y panettone por la tarde.

Sobre los regalos

Si tu familia vive lejos, es probable que les den regalos a los niños cada vez que los ven, por lo que recibir regalos cuando ven a la abuela en Navidad no sería nada inusual en la mente de los niños.

Sin embargo, no importa que tu familia viva cerca o lejos, es importante que les comuniques (y seas abierto sobre) tus preferencias: puedes explicarle que “no nos gustan los juguetes de plástico” y/o “nuestros niños tienen ya mucha ropa” y tal vez compila una lista de deseos para ayudarles a hacer un regalo que esté en línea con tu forma de crianza.

¿Cóme vives la Navidad con los niños


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Soy una treintañera, trilingüe, mamá Montessori y 88% paleo. Profesora de idiomas por trabajo, bloguera y bailarina por pasión.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. No seas timido. Me encanta leer lo que piensas.

Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy