La Tela di Carlotta
it en es

Criar niños multilingües: porque non debes preocuparte si no hablan todos los idiomas

jun 4, 2018

Después de mi entrevista en el Congreso Online Montessori 2018, recibí muchísimos mensajes de padres de todo el mundo pidiéndome consejos, contándome sus experiencias, su situación lingüística en casa y, especialmente, sus preocupaciones.

Yo también me preocupo cuando se trata de idiomas.

Hablo tres idiomas con fluidez, pero no soy multilingüe. El multilingüismo no solo es hablar más de un idioma, es un super poder que, cuando aprendes más de un idioma en los primeros años de tu vida, crea en tu cerebro conexiones diferentes, que te dan una gran capacidad para tomar decisiones, te permite concentrarte durante períodos más largos, memorizar con más facilidad y adaptarte rápidamente a los cambios cuando haces una tarea. Esto es lo que quiero para mis hijos.

En los muchos años que enseñé inglés a niños españoles, he asistido a la magia una y otra vez: pasa así, un día simplemente empiezan a hablar en inglés. Aun así, no puedo dejar de dudar de todo cuando se trata de mis propios hijos. ¿Alex habla demasiado poco finlandés? ¿Serán capaces de comunicarse con sus nonni italianos? ¿Están expuestos a demasiado poco inglés? ¿Cómo introduzco más español? ¿Quizás podríamos también aprender francés juntos?

Me hago estas preguntas a menudo, y es por eso que entiendo perfectamente las preocupaciones de los padres. Así que hoy quiero compartir contigo una anécdota divertida que estoy segura te dará una sonrisa (y quizás algo de tranquilidad).

En noviembre del 2017, Oliver tenía 2.5 años y Emily casi uno. Hasta entonces, yo hablaba solo en italiano con ellos, Alex solo en finlandés, y aunque Alex y yo hablamos inglés juntos, cuando nos dirigíamos a los niños cambiábamos a nuestros idiomas maternos. Este método se llama OPOL (One Person One Language) y, para mí es el más eficaz (puede que ya lo sepas si leíste mi artículo sobre la importancia de los primeros tres años).

En algún momento, sin embargo, comencé a preocuparme de que Oliver no tuviera suficiente exposición al inglés (¡estoy obsesionada con el inglés!): decía muchas palabras en todos nuestros idiomas, pero definitivamente prefería el italiano, el finlandés y el español de su maestra favorita en su guardería Montessori.

Entonces tomé una decisión: cuando todos estamos juntos como familia, hablamos inglés. También pedí a las profesoras de la guardería que trabajaran más en inglés con él, y además hablamos principalmente inglés durante nuestras vacaciones de Navidad en Suecia. Soy una firme creyente en los compromisos y creo que cada familia debe encontrar su propia forma de ser multilingüe.

En menos de un mes, sucedió algo inesperado: Oliver cambió al inglés, exclusivamente. Entiende todo lo que decimos en italiano y finlandés, pero SIEMPRE responde en inglés. Esta es una conversación típica (que tenemos todos los días ;-):

“Mami, can I take some fruit?”“Vuoi prendere della frutta?”“Yes, mami, I want some fruit”“Perché vuoi prendere della frutta?”“Because I want to”“OK, puoi prendere la frutta che vuoi. Ne porti un po’ anche a me?”“Ok, mami. I’ll take one for you too”

Esta es una conversación sencilla, pero a veces me sorprende la complexidad de su idioma, variedad de su vocabulario y las ganas que tiene por hablar. ¿Y adivina qué? ¡Ahora estoy preocupada por los demás idiomas! 😬 Y por eso personalmente estoy haciendo un esfuerzo extra con el italiano: les leo libros de imágenes en italiano, busco ocasiones de conversación con italianos, y casi siempre repito sus preguntas y frases mientras hablamos (como en el ejemplo anterior), que es una forma sencilla de estimular el aprendizaje activo y lograr que el cerebro entienda el otro idioma para que un día lo utilice para comunicarse.

Pero la verdad es que no necesito preocuparme. Porque si esta experiencia me enseñó (o recordó) algo, es esto: si los padres hacemos un esfuerzo consciente para exponer a nuestros niños de forma activa y consistente a un idioma (especialmente cuando tienen entre 0 y 3 años), lo aprenderán sin esfuerzo y bueno, no aprenderán solo otro idioma, sino ganarán otra lengua materna. Y así le daremos el dono del multilingüismo (si te interesa el tema, te dejo aquí una infografía que preparé para el congreso)

Porque al fin y al cabo, los niños realmente son genios en el aprendizaje de idiomas, así que solo tenemos que frotar la lámpara y dejar que su cerebro haga la magia.

¿Te relacionas con esta historia? ¿Cuántos idiomas hablas en casa? ¿Cuál es tu experiencia con el multilingüismo?

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Comentarios

graciela • jun 8, 2018

En nuestro caso hablamos español y alemán. Claro que tu historia me toca ya que es muy cierto como mamis nos preocupamos siempre. Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando mejor fluyamos con ellos, mejor se irá dando el bilinguismo en casa.

🌸 Carlotta • jun 8, 2018

Hola Graciela, gracias por tu mensaje! A ver donde nos lleva, verdad? :-)

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.