La Tela di Carlotta
it en es

"Deja de llorar ya!" no funciona

feb 6, 2020

¡Para de llorar ya!

A menudo escucho a los padres en el parque de juegos decírselo a sus hijos visiblemente angustiados, probablemente también para mostrarles a otros padres que están tomando medidas. Yo misma lo he dicho a mis propios hijos más de lo que me gustaría admitir, porque cuando lloran me pongo extremadamente nerviosa.

Pero realmente, ¿HA FUNCIONADO NUNCA? ¿Alguna vez dejan de llorar cuando se lo dices así? ¿Y es eso realmente el mensaje que quieres trasmitirles a tus hijos: que llorar y mostrar sus emociones cuando están tristes o enfadados es algo que no deberían hacer?

Cierra los ojos por un momento e imagínate llorando, siente la tristeza que esas lágrimas traen consigo. Ahora imagina a tu amigo apuntándote el dedo a la cara y diciendo: “¡Deja de llorar ya!” (lo que realmente significa, “tus emociones no son importantes para mí”). ¿Cómo te sientes?

Cierra los ojos de nuevo, siente la misma tristeza, imagina las mismas lágrimas. Ahora imagina a tu amigo sentado a tu lado diciéndote “Respira, estoy aquí cuando estés lista” (lo que también significa: valoro tus emociones y tengo tiempo para ti”). ¿Cómo te sientes ahora?

Ahora, en cambio, piensa en tus hijos llorando (por cualquier razón o “no razón”), gritando, visiblemente angustiados y confundidos, porque las emociones confunden: ¿qué tipo de amigo quieres ser para ellos? Sé ese amigo.


No me gusta hacerme publicidad, pero me doy cuenta cada vez más de que muchos padres no utilizan su potencial porque no saben cómo acceder a ello. En mi curso en línea, doy a los padres las herramientas para comenzar su propia transformación y, en consecuencia, para evolucionar como adultos equilibrados viviendo más en paz con sus hijos.

Te invito a que le eches un vistazo, porque es el curso que quería encontrar yo cuando comencé mi viaje en la jungla de la maternidad.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.