La Tela di Carlotta
it en es

Enseñar la felicidad a los niños

nov 29, 2017

Como todos los años, recientemente asistí a la conferencia Happily Family sobre la crianza de los niños. Este año, la entrevista que más me gustó fue la de la Dra. Christine Carter sobre cómo enseñar la felicidad a los niños.

Voy a ser sincera, mi primer pensamiento (egoista) cuando leí el título fue: “¿Enseñar la felicidad? Si puedo enseñar la felicidad a mis hijos, tal vez también pueda aprenderla yo misma”. Y tenía razón, porque mucho de lo que dijo la Dra. Carter funciona tanto para niños como para adultos.

Esto no es un post verdadero, es más una lista de ideas y conceptos que salieron en la entrevista y que me hicieron pensar. Espero que te guste.

  • ¿La felicidad es un rasgo de una persona? Hay un componente genético que hace que sea más fácil para algunas personas experimentar algo como asombro u optimismo, pero la felicidad es más un conjunto de habilidades que se pueden aprender. (Esto siempre es un buen recordatorio para mí, ya que por naturaleza soy persona de "vaso medio vacío").
  • Cuando buscamos la felicidad para otras personas— que no significa solo hacer felices a otras personas, sino también reducir el sufrimiento y facilitar la vida de otras personas—tendemos a encontrar la felicidad para nosotros también. Esto sucede cuando combinamos la felicidad con el significado.
  • Enseñar felicidad a través del significado a los niños puede ser tan fácil como hacer una simple pregunta en la mesa: "¿Qué hiciste hoy para mejorar la vida de otra persona?".
  • La sensación de estar conectado socialmente es la clave no solo para el significado, sino también para la felicidad. Nuestros conectores sociales—la profundidad de nuestras conexiones sociales—son los mejores indicadores de la felicidad que tenemos.
  • ¿Cómo logras que un niño introvertido haga conexiones? A menudo les decimos a nuestros hijos que vayan a jugar con otros niños, extraños, en el parque, pero nunca les enseñamos cómo empezar a hacer amigos. Algunos niños (y algunos adultos también, como yo) lo tienen fácil, es natural para ellos hacer amigos. Para niños introvertidos (o adultos introvertidos, como mi marido), es útil enseñarles a hacer amigos dándoles herramientas y un proceso, por ejemplo: 1. hacer contacto visual; 2. iniciar una conversación, pequeña charla (en el caso de Oliver, me imagino que sería algo como, "tengo la misma pelota" o "me gusta tu bicicleta" o "mira mi piña"); 3. hacer preguntas (¿cómo te llamas?, ¿dónde vives?, ¿te gusta la pizza?); 4. revelar algo acerca de ti mismo (para adultos, ir de lo superficial a lo profundo, no podemos comenzar con nuestros secretos más oscuros ;-).
  • Habla con los niños sobre lo que es la positividad. No se trata de ser feliz, sino de ver algo positivo en la incomodidad, en el desafío, al enfrentar un obstáculo. La vida es incomodidad: tenemos que enseñarles a nuestros niños que la incomodidad está bien. No deberíamos quitarles el malestar: es importante que no compensemos sus errores, no tratemos de hacerlos sentir cómodos cada vez que se sientan incómodos, no intentemos "mejorar" algo que sea embarazoso o decepcionante, que les dejemos experimentar vergüenza y desilusión. Esta es la única forma en que aprenderán a lidiar con la incomodidad cotidiana, a tener compasión por ellos mismos, a aprender de sus errores para que no los vuelvan a hacer mañana.
  • La mejor herramienta para padres que tenemos es validar lo que nuestros hijos sienten, sus emociones, hacerles saber que los entendemos. Y enseñarles la diferencia entre los sentimientos y los comportamientos. Todos los sentimientos (tristeza, ira, vergüenza, desilusión, felicidad) están bien. Todos los comportamientos no.

Y te dejo con dos frases de otras entrevistas que se quedaron en mi mente y que creo que tienen un poquito de verdad para cualquiera, especialmente para mí:

Te tomas muy en serio. Un poco menos de ti te harás mucho más feliz.

Cuando nos comparamos con los demás, comparamos la fachada de otras personas con el backstage de nosotros mismos. Recuerda, la imperfección es parte de la experiencia humana.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Comentarios

Mari Ángeles • ene 31, 2018

Me ha aportado mucho tu artículo. Gracias x compartirlo

🌸 Carlotta • feb 13, 2018

Gracias por tu comentario, Mari Ángeles! Un abrazo 🌸

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.