La Tela di Carlotta
it en es

Los niños entienden cuando les

nov 9, 2020

Cuando se cruza la calle aquí, hay que bajar de la bicicleta y caminar.

Un día, tuvimos que cruzar la calle, pero Emily no quería bajarse de la bicicleta, quería pedalear hacia el otro lado. Traté de convencerla un par de veces "Emily, sabes que tienes que caminar con la bicicleta para cruzar", pero ella se puso tensa, se enojó y empezó a llorar. Estaba cansada y tenía hambre después de un recorrido largo en bicicleta.

En ese momento, mi primer instinto (dictado por el tipo de educación que recibí) fue decirle: "Si la policía te ve, te para y te regaña". El miedo a la autoridad la habría convencido en un isntante.

Pero eso habría estado mal.

Hubiera sido no solo una mentira (incluso si la policía la viera, no la regañaría en una calle suburbana desierta), sino también un ejemplo clásico de educación a corto plazo, que se enfoca en obtener lo que los padres quieren en el menor tiempo posible. En ese caso, la amenaza velada la habría obligado a hacer lo correcto por "miedo" a la policía, pero Emily no habría aprendido nada.

No. Ese no es mi tipo de educación. Yo quiero educar a largo plazo.

Me puse de rodillas, a su nivel, y le pedí que respirara para poderle explicarle porque es tan importante bajarse de la bicicleta. Cuando estuvo tranquila, le dije:

“Mira, Emily, la regla es que camines con la bicicleta para cruzar la calle. Es una regla válida, porque garantiza la seguridad de todos: ciclistas, conductores y peatones. Y si pedaleas al cruzar la calle y un niño te ve, pensará que está bien y él también querrá hacerlo. Cuando lo haga, otros niños puede que lo vean y piensen que está bien y querrán hacerlo ellos también. Y entonces la regla ya no estará, porque nadie la respetaría. Siempre somos responsables de nuestras elecciones, no solo para nosotros mismos, sino también para la comunidad".

Ella pensó por un segundo, luego se bajó de la bicicleta y cruzó la calle andando.

Emily no tiene ni 4 años, pero lo entiende. Lo entiende porque los niños entienden cuando se les explica las cosas con sinceridad y paciencia. No una vez, sino todos los días.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.