Feliz cuarto cumpleaños, mi hombrecito!

2 comentarios
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

My sweet little monkey,

Hoy cumples cuatro años y hay algo que quiero decirte: tengo un gran pesar en mi corta vida como madre, y te involucra a ti. Cuando Emily nació, tu papá comenzó a estar más contigo, mientras que yo dediqué más tiempo a Emily. Sucedió muy naturalmente, yo me sentía aliviada de tener ayuda, Emily estaba feliz conmigo, tú estabas feliz con papá y, sorprendentemente, nunca tuviste celos de tu hermana pequeña. Todos ganamos.

Pero pronto me di cuenta de que el cambio te había hecho alejarte de mí — ya era demasiado tarde, te habías pegado a papá 100%, y me pareció haber “perdido” a mi hombrecito. Me dolió.

Por eso, en la carta que te escribí el año pasado para tu tercer cumpleaños, te hice una promesa — de ser siempre cambiante y la persona que necesitas que sea en cada etapa — y en estos 365 días, mientras hacía todo en mi poder para cumplir esa promesa, aprendí mucho sobre ti.

Aprendí a ver el mundo a través de tus ojos — todo, sentimientos, emociones, crisis, relaciones, conflictos, especialmente conflictos. Aprendí que necesitas menos palabras, me hablas cuando tienes algo que contarme. Aprendí que cuando hablas, es nuestra oportunidad de conectar y siempre trato de aprovecharla. Aprendí que no te gusta que te pida abrazos y besos, me los das cuando los sientas. Aprendí que tu sentido de la justicia es muy fuerte y a disculparme incluso cuando no lo encuentro necesario. Aprendí que tu introiversión es indirectamente proporcional a tu confianza y admiro en silencio la persona segura de sí que está emergiendo. Aprendí que tu sensibilidad va tan lejos como para no querer comer carne porque “no me gusta cuando la gente mata a los animales”. Aprendí a amarte no de la manera que quiero, sino de la forma en que necesitas que te ame. A amarte mejor, no más.

Y todo esto está marcando la diferencia (sé que tú también lo sientes).

Cuanto más aprendo sobre ti, cuanto mejor te entiendo, más me dejas acceder a tu ser, mejor te amo, más conectamos y más aprendo sobre ti. Me encanta cada momento. Así que aquí está la promesa de este año: no romperé este ciclo. Seguiré aprendiendo más y más sobre ti, y adaptándome a esta pequeña persona increíble que se está desarrollando delante de mis ojos. Te mostraré que puedo ser uno de tus puertos seguros, siempre, para siempre y donde estemos (¡que este año podría ser literalmente en todas partes!).

Te amo cada segundo más.

Feliz cumpleaños mi hombrecito,

Mamma


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. Che bella dedica 🙂
    Anche noi abbiamo avuto un tragitto analogo, quando è nata la mia seconda bimba, il mio primo bimbo aveva 2 anni e 9 mesi, io ho cercato di essere comunque presente, ma si sa, i primi mesi sono turbolenti e ho dovuto delegare diverse cose che riguardavano lui, e che prima erano momenti nostri, al papà.
    Nel nostro caso lui ne soffriva ma non lo dava a vedere in modo esplicito, e quando ce ne siamo accorti abbiamo fatto di tutto per invertire la rotta, io mi sono sforzata di esserci per lui anche quando la stanchezza mi avrebbe fatto cercare soluzioni alternative.
    Ad esempio, avevo delegato l’addormentamento serale al papà, e siamo tornati sui nostri passi. Per me è complicato, perchè la sera devo prima addormentare la piccola, poi alzarmi (quando vorrei solo crollare) e stendermi con lui per farlo addormentare. Infine alzarmi di nuovo per tornare nel mio letto e gestire i risvegli notturni della piccola.
    Tuttavia, nonostante la grande stanchezza, posso dire che ne abbiamo beneficiato entrambi alla fine, perchè mi mancavano tanto i momenti da sola con lui.

    • Carlotta - marzo 25, 2019

      CIao Rosalba, come ti capisco! Avrei potuto scrivere io quello che hai scritto tu. Io non sono riuscita a recuperare il momento della nanna perché Oliver vuole solo Alex, ma stiamo recuperando tantissimo la complicità in altri modi: quando Emily fa il suo pisolino giochiamo insieme, leggiamo, e quando alcune volte devo assolutamente lavorare, ricerca quel momento e mi dice “Perché non giochi con me?” e allora lascio tutto e so che lavorerò di notte… ma va bene così!

      Stamattina non è andato a scuola perché non stava bene ieri ed è venuto a correre con me (lui in bici): ha sorriso tutto il tempo, per tutti i 5km, e spesso mi guardava e mi faceva un sorriso immenso… questi momenti non hanno prezzo! ❤️


Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy