La verdad su mi vida eco-friendly (huelga climatica global)

3 comentarios
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

Como aquí en Singapur no puedo protestar ni hacer huelga porque está prohibido, aquí va mi contribución a la huelga climática global #wordlclimatestrike. Porque un desierto está hecho de pequeñas partículas de arena, y mi voz siempre será una de ellas.


Hay algo que deberías saber. Nuestro viaje alrededor del mundo no es amigo del ambiente. Para nada.

Viajar en avión es una de las actividades que produce más carbono en absoluto, y Alex, los niños y yo lo estamos haciendo cada uno o dos meses.

Pero la verdad es que — y seré franca, egoísta, sin filtros ni arrepentimientos — no lo cambiaría. Este este viaje mundial no sería posible sin volar y nunca perdería esta oportunidad de ver el mundo entero. ¡El mundo entero! Bueno, ahora que todavía tenemos un mondo! (Sí, generalmente bromeo sobre lo que me hace sentir incómoda)

Pensamos e investigamos mucho para viajar principalmente por tierra (tenía la idea romántica de ser la primera familia con niños pequeños en viajar por todo el mundo sin volar), pero pronto nos dimos cuenta de que viajar por tierra no es compatible trabajo + dos niños pequeños.

Me sentí mal durante mucho tiempo por decidir volar tanto en un momento en que se necesita un gran cambio para el clima. En un momento en que mi viaje ecológico me llevaba a cambiar la mayoría de mis hábitos de vida para ser más sostenible, no menos.

Pero luego Alex me hizo notar algo, algo que hago a menudo: me estaba centrando en lo malo, en lo negativo.

Elegir de volar (o más bien no elegir de no volar) no me define: una decisión no define todo de nosotros, de quién somos.

Todavía me importa

Yo vuelo, pero todavía me importa mucho el futuro de nuestro planeta.

Soy la misma persona que asumió el desafío de cambiar a pañales de tela, copas menstruales y pañales reutilizables para la regla después de años de desechables — y lo hice mientras criaba a dos niños pequeños.

Soy la misma persona que generalmente no compra una determinada verdura si viene en plástico y regaña a su marido por comprar snacks en plastico.

Soy la misma persona que discute con una mujer asiática asombrada y confundida en el supermercado de Singapur, porque ella quiere poner mis pistachos en plástico, pero yo “¡No uso plástico!”.

Soy la misma persona que olvida su botella y no compra una botella de plástico de agua, incluso si me muero de sed.

Soy la misma persona que redujo el consumo de carne a casi cero, porque la agricultura intensiva es una de las cadenas de suministro que produce más carbono.

Soy la misma persona que no compra globos a sus hijos porque es importante que entiendan la amenaza del plástico en el mundo de hoy.

Soy la misma persona que minimizó lo que compro y uso para adoptar un estilo de vida más sostenible — mucho antes de decidir viajar por el mundo.

Todo esto no compensa mi decisión de volar, pero sí cuenta. Cada pequeña decisión tomada con nuestro planeta en mente y en el corazón cuenta.

Soy consciente

Yo vuelo, pero soy consciente de que no es bueno para el medio ambiente.

Ser consciente es el primer paso en cada cambio, en cada lucha por el cambio: salud mental, adicción al azúcar, desarrollo personal, cambio climático…

Y conciencia trae más conciencia. Saber lo malo que es volar para nuestro planeta me ha hecho aún más consciente de mi huella de carbono en mi vida cotidiana.

Una vez más, no compensa mi decisión de volar (las emisiones de carbono no funcionan así desafortunadamente), pero cuando me enfrento a una decisión cotidiana, me hará elegir de manera sostenible la mayoría de las veces. Me animará a hacer mi parte por el planeta de una manera aún mayor. Me animará a hacer lo mejor que pueda para cuidar no solo de mi planeta, sino también de los animales y las personas que lo habitan.

Cuando somos conscientes, el cambio es posible

La conciencia es para el cambiamento como el agua es para la planta. Con cuanta más conciencia regamos el cambiamento, más grande crecerá.

Así que aquí hay una lista de cosas eco-freidly que puedes hacer en tu día a día. No necesitas hacerlo todo (yo tampoco lo hago), simplemente haz lo mejor que puedas, sigas buscando conciencia y el cambio llegará.

  • Aprende sobre la huella de carbono. Escribí sobre eso aquí.
  • Usa una botella de agua no de plástico y vuelvas a llenarla cuando tengas sed.
  • Lleva bolsas de verduras y bolsas de la compra reutilizables al supermercado.
  • Trata de evitar productos empacados en plástico (también más saludable para tu cuerpo)
  • En el supermercado, trata de preferir productos que provengan de algún lugar cercano (o al menos no del otro lado del mundo)
  • Usa pañales de tela.
  • Evita las toallitas húmedas.
  • Recicla: aunque la gente te dice que todo va en el mismo lugar, reciclar promueve un cambio de actitud.
  • Compra tu ropa de segunda mano o de marcas sostenibles que se preocupan por su huella de carbono.
  • Seas un consumidor más consciente: no compres lo que quieres, compra lo que (realmente) necesitas.
  • Boicotea las cadenas grandes cuando sea posible (de comida, ropa, cualquier cosa).
  • Deja de volar o al menos deja de darlo por sentado.
  • Busca alternativas a volar la próxima vez que vayas de vacaciones.
  • Considera los trenes en lugar de los aviones incluso una vez.
  • Cuando vuelas, trata de preferir viajes largos y vuelos sin escalas, ya que los despegues consuman la mayor cantidad de energía.
  • Reduce el consumo de carne roja y compra tu carne localmente (lo mismo con cuantos más productos posible).
  • Habla honestamente con tus hijos sobre la crisis climática y cómo nuestras decisiones afectan el planeta en que vivimos: no tener globos en tu fiesta de cumpleaños no es el fin del mundo (tenerlos podría serlo 😉
  • Dona a campañas y asociaciones dedicadas a la lucha climática.
  • Apoya a los activistas climáticos jóvenes tanto como puedas (síguelos y financia sus proyectos, o incluso simplemente escríbiles y pregúntales si necesitan algo).
  • Infórmate siguiendo a personas como Greta Thunberg, Rob Greenfield, Alexandria Ocasio-Cortez, Immy Lucas… empieza con estas, y poco a poco encontrarás las voces que le hablan a tu corazón.

Algunos de estos podrían parecerte minúsculos cambios en el gran esquema del cambio climático. Pero pequeños cambios (y hablando de nuestros pequeños cambios con otros) tienen un efecto dominó.

Promueven un cambio en la conciencia, lo que promueve un cambio en la actitud, lo que promueve un cambio en nuestras necesidades, lo que promueve un cambio en el comportamiento, lo que promueve un cambio en nuestros hábitos, lo que promueve un cambio en la forma en que hablamos con las personas sobre nuestros hábitos, lo que promueve un cambio en cómo ellas piensan acerca de sus propios hábitos, lo que promueve un cambio de conciencia. Y el ciclo se repite.

Nunca subestimes el poder de un pequeño cambio, y nunca nunca nunca subestimes cualquier esfuerzo que haces para nuestro planeta.


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. Muy bien dicho carlota. Se puede ser consciente y no poder hacerlo todo correctamente al 100% por varias razones y no por ello ser hipocrita.no creo para nada que lo seas! Continua hablando con franqueza! Bonito viaje, te sigo a diario! Besos

  2. Cara Carlotta, grazie per il tuo articolo. Anch’io come te ho un bimbo piccolo e sono sensibile al tema del cambiamento climatico. Ho riscontrato con piacere di condividere già molte delle azioni che hai elencato e con cui sono d’accordissimo. Ce n’è solo una che non mi convince, più per la forma che per il contenuto, ed è “boicotta le grandi catene”. Le grandi catene hanno grandi responsabilità nei confronti di questi temi, anche perché sono sotto la lente dell’opinione pubblica. E alcune (non tutte, certo!) mettono in atto campagne a favore della sostenibilità, dei produttori locali… (penso a catene medio-grandi della distribuzione alimentare). Inoltre hanno la possibilità di fare azioni “di scala” (riciclo, riuso, donazioni a enti no profit…) proprio x le loro dimensioni. Direi quindi, se posso, non di boicottare ma di informarsi. La conoscenza è sempre il primo motore di un’azione consapevole. Un abbraccio e grazie ancora dello spunto di riflessione.

    • Ciao Rapha e grazie per il tuo commento. Sono d’accordo con te, bisogna fare una selezione delle grandi catene, ma purtroppo a volte è complicato trovare informazioni valide (e vere, perché il “green marketing” è fortissimo e scandaloso) sulla loro carbon footprint, sui metodi di produzione dei prodotti (rispettano un’economia circolare?) e anche su quanti chilometri fanno i prodotti per arrivare a noi (questo, purtroppo, a meno che non si compri sempre locale, non si può evitare a volte).

      Per questo, io preferisco affidarmi a marche che stimo e che so di per certo che davvero fanno un ottimo lavoro: Patagonia, Allbirds, Columbia, Grünbag, Nuud, Frugi… Oltre a non comprare quasi mai nulla di nuovo (anche per motivi di spazio in valigia) oggigiorno, dopo molte ricerche, sono scettica riguardo a quello che scelgo e preferisco sempre affidarmi a un marchio che apprezzo (aiuta anche a fare una selezione per gente come me che odia lo shopping ;-).

      Spero di essermi spiegata. E poi come dici tu, la conoscenza è sempre il motore. Grazie ancora per aver dedicato un po’ di tempo a scrivere questo commento. 🌸


Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy