La Tela di Carlotta
it en es

Las mamás perfectas son imperfectas

ene 18, 2016

Las mamás que convertimos Starbucks en un parque de juego para disfrutar de nuestro café…

Esta mañana, después dos noche difíciles (más de lo normal), un día de ayer muy largo, fisicamente y mentalmente agotador, Oliver ha decidido gritar como un loco mientras le cambiaba el pañal sucio. Simplemente porque no quería que le cambiara. Cuando esto pasa, yo hago una de las siguientes dos cosas: me callo y le cambio en silencio entre sus gritos, o le sigo hablando como si nada fuese.

Esta mañana, después de dos noches difíciles (más de lo normal), un día ayer muy largo y fisicamente y mentalmente agotador, un interminable cambio de pañal agobiante y ruidoso, mi marido ha decidido decirme—y lo escribo todo un una única frase para el efecto dramático—“Cuando estás cansada, hablas con Oliver con tono frustrado, no respetuoso. Deberías ser más paciente, no deberías pagarlo con él”.

Ahora, como podéis imaginar no me ha gustado nada y se lo he dicho muy claro. Pero soy yo o los hombres eligen siempre los momentos peores para contarnos lo que le pasa por la cabeza? Nivel de sensibilidad debajo cero.

Sin embargo, Alex tiene razón sobre algunas cosas. A veces pierdo la paciencia. Cuando no puedo más, digo cosas como “Oliver, no tienes razón alguna para llorar” con tono más frustrado (que quizás es lo que a Alex le parece irrespetuoso). Y pierdo el control más facilmente cuando estoy cansada.

Soy simplemente humana.

Claro, preferiría ser agua en todo momento—compuesta, calma y serena—pero no funciona así. No quiero quejarme, pero estar sola todo el día con tu bebé no es exactamente un paseo en el parque. A veces es difícil, tanto que esas veces necesito coger un respiro profundo antes de cogerle o hablarle. Y lo hago a menudo: he cogido más respiros profundos en los últimos 10 meses que en toda mi vida. Es la única manera que conozco para calmarme.

A mi marido le reconozco esto: él no está aquí para ver que mamá calma y maravillosa soy durante el día. No está aquí todas las veces que Oliver grita porque no le dejo jugar con la impresora y soy yo que tengo que enseñarle que no se llora por cosas así. No está aquí todas las veces que Oliver llora si me alejo durante un solo minuto (ansiedad por separación, aquí estamos!). No está aquí todas las veces que pongo a Oliver en la cama, me siento al ordenador para por fin hacer algo de trabajo y él se despierta. No está aquí todas las veces que Oliver se niega a comer y me siento pacientemente con él durante mucho tiempo. No está aquí cuando Oliver se despierta justo al comenzar una clase difícil y voy a cogerle con una sonrisa, a pesar de todo.

Así cuando dice deberías tener más paciencia lo de que habla es el 5% del tiempo que paso con Oliver. Y entiendo porque se siente en derecho de decir algo así: Oliver es su hijo también y soy yo que le cría durante el día. Así que sí, tendría que tener más paciencia. Y si fuese una mamá perfecta tendría más paciencia hasta en ese 5% del tiempo.

Pero la verdad es que las mamás perfectas no existen.

La mamás perfectas por como las he visto yo son las que pierden la paciencia y después piden perdón. Dicen cosas que no quieren y después explican porque dijeron lo que dijeron. Se sienten frustradas, pero consiguen calmarse en una fracción de segundo. Lloran en silencio cuando no pueden más, pero siguen jugando y sonriendo entre las lagrimas. Son comprensivas y pacientes, pero no exageres: te harán entender a veces hasta bruscamente cuando es demasiado. Hacen siempre la compra para que la nevera esté siempre llena, pero si no le apetece cocinar descongelan un trozo de pescado y “esto es lo que hay, si no te gusta no comas”. Dejan a los bebés jugar en el suelo no muy limpio de Starbucks para disfrutar de un café y una charla.

La mamás perfectas son, de hecho, imperfectas.

Y como sé esto, no habría tenido que enfadarme con Alex esta mañana. Porque cuando veo a los demás marido, si hay una cosa que no debería hacer es  quejarme de mi marido. Al fin y al cabo, hasta los maridos perfectos son imperfectos.

Como ves tú a las mamás perfectas? Cuéntamelo en los comentarios

Comentarios

Amanda • ene 19, 2016

Cuánta razón tienes Carlotta, yo creo que ese 5 por ciento lo tenemos todas y es inevitable no explotar en determinados momentos, cuidar a un bebé durante todo el día todos los días es una tarea digna de alabar.

Noelia • ene 19, 2016

Te admiro. Cuando mi bebe tuvo trece meses decidí que necesitaba un poco de tiempo para mi. Para ordenar la casa, lavarme el pelo tranquilamente, dormir... sufrí mucho al dejarlo en la guardería sin tener una razón o por lo menos la válida para todo el mundo que es trabajar fuera de casa. Al final fue la mejor decisión que tomé, descanse y me recupere un poco y decidí empezar a trabajar por pocas horas unos meses para sentirme más yo además de madre. El tiempo de desconectar era perfecto para echarnos de menos mi pequeño y yo y pasar el resto del tiempo juntos con más ganas.

Carlotta • ene 21, 2016

Noelia, eso me parece exactamente lo que haría una de esas mamás "perfectas" de que hablo en mi post! Hasta ahora no he tenido esa necesidad, pero sí que me tomo mi tiempo, voy a mis clases de baile por la noche y dejo a Oliver con el papi: salgo y egoisticamente ni miro atrás aunque Oliver esté más llorón, dejo que mi marido se busque la vida. Y cuando me sienta lista, con o sin razón, haré exactamente lo que hiciste tú. Gracias por compartir! Qué tengas buen jueves!

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

El blog

Escribo principalmente sobre genitorialidad, Montessori y multilingüismo. Lee mis últimos artículos.

Vida sostenible
Vivir de manera sostenible para mí no significa solo tener un estilo de vida más ecológico. Significa tomar decisiones sostenibles para nuestro planeta, las personas que los habitan, pero también para nuestra vida, nuestro estilo de vida y nuestra felicidad. Significa aprovechar cualquier oportunidad diaria para evolucionar como seres humanos, para ser más felices, más sanos, más amables, más responsables y más cuidadosos — la única forma sostenible para un futuro significativo.
Face yoga, el yoga para la cara
Porque deberías llevar la misma ropa dos veces en Instagram
El poder de crear habitos (y porque deberías hacerlo, aunque luego los rompas)
Comer de manera responsable es la dieta del futuro (¿Te apetece enseñarlo a tus niños?)
El poder de NO quejarse: ¿podrías hacerlo durante un mes entero?
¡Limpia tu planeta, por favor!
Infografía: 8 pasos para pasar a los pañales de tela
Una nota personal sobre la felicidad
Una nota personal sobre los social media
Un cambio de vida siempre expande tus horizontes
Acabas de llegar a La Tela?
He preparado colecciones de varios artículos que he escrito a lo largo de los años. Quizás encuentres uno que te interese.

Viajes

Vendimos todo para viajar por el mundo durante dos años. Actualmente estamos en Nueva Zelanda.

Libros

En 2020 escribí 4 libros para la colección “Gioca e impara con il metodo Montessori" curada por Grazia Honegger Fresco. La colección es un proyecto de Il Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport.

También implementamos los talleres de los últimos 15 volúmenes de la colección con Oliver y Emily.

Podcast

En mi podcast, “Educare con calma”, hablo de varios temas, desde Montessori hasta la sostenibilidad. ¡Solo en italiano!

oct 16, 2020 • 19m
La nostra routine con i bimbi
Mi chiedete spessissimo quale sia la nostra routine a casa con i bimbi e in questo episodio vi svelo che noi, una routine vera e propria, non ce l'abbiamo. Abbiamo una routine minima e indispensabile, che è un concetto che mi sono totalmente inventata su due piedi mentre parlavo a briglia sciolta in questo episodio, ma che credo funzioni davvero. Almeno per noi. La routine minima e indispensabile, secondo me, risponde anche a un altro "problema": trovo che ci bombardino spesso con l'idea del...
11
oct 9, 2020 • 24m
Sostenibilità: come sensibilizzare i bambini e i giovani adulti | Con Cristiana Cerri Gambarelli
In questa puntata a due voci di Educare con Calma – divisa a metà perché amo gli episodi corti - parliamo di sostenibilità e per farlo ho invitato mia sorella, Cristiana Cerri Gambarelli, project manager della Federazione dei Giovani Verdi Europei e un esempio per chiunque voglia intraprendere un viaggio nella sostenibilità: negli ultimi ha cambiato tutta la sua vita per ridurre la sua impronta di carbonio e per prendere ogni giorno decisioni più sostenibili per il nostro pianeta e in questa ...
10
oct 2, 2020 • 24m
Intraprendere un viaggio nella sostenibilità | Con Cristiana Cerri Gambarelli
In questa puntata a due voci di Educare con Calma – divisa a metà perché amo gli episodi corti - parliamo di sostenibilità e per farlo ho invitato mia sorella, Cristiana Cerri Gambarelli, project manager della Federazione dei Giovani Verdi Europei e un esempio per chiunque voglia intraprendere un viaggio nella sostenibilità: negli ultimi ha cambiato tutta la sua vita per ridurre la sua impronta di carbonio e per prendere ogni giorno decisioni più sostenibili per il nostro pianeta e in questa ...
9

Instagram

Actualizo Instagram casi todos los días para estar “cerca” de mi familia lejana.

¿Por qué La Tela di Carlotta?
Soñé con el nombre La Tela di Carlotta. Una mañana me desperté y en mis sueños había creado un blog con el mismo nombre de la novela americana (Charlotte’s Web). Muchos años e infinitos altibajos después, esta telaraña de pensamientos e historias es mi trabajo. Tardé mucho en entender qué tipo de presencia online quería ser y hoy lo sé: soy transparente, muestro la vida real, no hago publicidad, solo recomiendo marcas sostenibles (y no siempre porque me paguen) y creo en el valor de mi blog y de mis cursos – porque si no creemos en el valor de nuestro trabajo, nadie creerá por nosotros.
Carlotta
Carlotta dreaming of La Tela
¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.