🌸 La Tela di Carlotta
Entra
it en es

Los niños simplemente no necesitan (¿muchos?) juguetes

abr 11, 2019 • Mamás, papás & niños

Siempre quise una cocina de juguete para mis hijos. Adoraban las cocinas juguete siempre que las veían. Así que un día del diciembre pasado, a pesar de que estábamos vendiendo todo lo que poseemos, cedí la tentación y les compré una cocina juguete.

La usaron—no tanto como en cafés para familias o en lugares para niños—pero sí que la usaron. Ponían Duplos en los armarios, usaban el horno como una casa para el bebé, la placa como una bandeja para hacer puzzles; a veces cocinaban también, aunque la mayoría de las veces usaban la comida como parte de sus construcciones de Duplos.

Mientras los observaba jugar, pensaba que no necesitaban una cocina de juguete para hacer lo que estaban haciendo. Empecé a dudar de mi decisión.

Cuando nos mudamos a este AirBnb, decidí llevarnos su cocina, ya que íbamos a tener muy pocos juguetes, pero la dejamos en la oficina durante un par de días mientras nos organizábamos en el apartamento.

Un día, poco después de que nos mudáramos, vi a Emily sacar una bandeja hecha de Duplos, colocarla en el estante bajo de la mesa del sofá y decir: “Aquí está, Oli, te cocino una pizza”.

La cocina de juguete se quedó en la oficina y me arrepentí de haberla comprado. Vive y aprende, ¿verdad?

Este es solo un rápido (auto) recordatorio para decir:

Los niños no necesitan muchos juguetes. No necesitan mucha ropa. No necesitan muchas cosas. Tardé cuatro años en aprenderlo, pero ahora lo tengo muy claro: especialmente cuando tienen hermanos, todo lo que necesitan es uno al otro, libros (¡siempre libros!) y pocos juguetes y herramientas seleccionados para juego libre (no dirigido) y actividades.

Su imaginación siempre hará el resto (y tendrá más posibilidades de desarrollarse).

Los adultos pensamos que los niños estarán más entretenidos si tienen más juguetes para jugar, pero a pesar de que intentamos proporcionarles juguetes de madera que no tengan luces y sonidos para fomentar la imaginación y el juego creativo, la verdad es que los niños no necesitan muchos juguetes. Están felices de usar piezas de un rompecabezas como aceitunas en una pizza hecha de Duplo; un osito de peluche como una motocicleta; las almohadas del sofá como una tienda de campaña; libros como platos y duplos como comida.

Me encantan los juguetes—especialmente los de madera de marcas sostenibles—me encanta jugar con ellos con mis hijos y me encanta cuando las marcas me envían juguetes para revisar. Pero después del episodio de la cocina juguete, decidí cambiar mi costumbre y evitar (comprar o aceptar) juguetes.

Resistí la tentación de satisfacer un nuevo interés comprando algo nuevo: a menudo, las cosas que encuentres en la casa son igual de buenas. ¡Más barato y más ecológico!

Me centré más en actividades como colorear, manualidades o construcciones—que pueden hacerse literalmente con cualquier cosa, un corcho que se encuentra en el suelo, el rollo terminado del papel higiénico, el cinturón de mi bata… ¡y todo lo que la naturaleza ofrece, por supuesto!

Dejo que mis hijos se aburren para que realmente puedan desatar su imaginación.

No solo Oliver y Emily son abejitas felices con los pocos juguetes que tienen ahora, sino que también juegan mucho mejor juntos y de una manera mucho más cooperativa. No es casualidad. Claro, podría ser debido a que ahora son un poco mayores, que comprenden más el respeto y los límites, que están más dispuestos a compartir y realmente jugar juntos con los juguetes, valorando más la compañía del otro, pero creo que tener menos juguetes ha ayudado mucho en el proceso.

La lección que aprendí? Menos es más (es una constante en mi vida ultimamente). Menos juguetes = más creatividad, más imaginación, más lectura, más tiempo al aire libre, más juegos entre ellos, más trabajo de grupo para combatir el aburrimiento.

PD. Oliver y Emily en este nuevo apartamento tienen:

  • Duplos y Legos (estamos cambiando a Legos para nuestro viaje. Y sí, es de plástico, pero es un plástico a largo plazo, lleno de diversión y creatividad, así que vale la pena hacer una excepción)
  • Puzzles (4 o 5)
  • Libros (muchos. No estoy segura de cómo lo haremos cuando viajemos, supongo que usaremos las bibliotecas)
  • Mapa del mundo magnético de Janod (nos encanta y lo hemos usado mucho, pero incluso este juguete maravilloso no lo hemos usado tanto como me gustaría)
  • El cuadrado de madera de Grimm (que hemos tenido durante tres años y todavía lo usan mucho, ¡creo que lo llevaremos con nosotros alrededor del mundo!)