La Tela di Carlotta
it en es

La mesa de la paz Montessori

dic 20, 2020

Si conoces algunos blogs Montessori, es posible que hayas leído de la mesa de la paz.

Es simplemente una pequeña mesa con dos o tres sillas (o una alfombra en una esquina) donde los miembros de la familia se reúnen después de una discusión. En la mesa, algunos padres tienen un objeto que cabe en una mano (como una pelota antiestrés), un reloj de arena y algunos libros sobre las emociones. Otros agregan cuadros en las paredes con mensajes de paz o algún instrumento musical relajante (como la manguera de lluvia). Incluso en algunas mesas he visto una foto de Maria Montessori, pero no me parece necesario 😉

Funciona así: después de un conflicto o una discusión, las personas involucradas se reúnen en la mesa de paz y hablan por turno. Quien tenga el objeto en sus manos puede hablar, seguro que todos los demás escucharán. Cuando terminan, le pasan el objeto a la otra persona que tiene turno para hablar. El reloj de arena se usa para que todos tengan la misma cantidad de tiempo para hablar, pero también ayuda a enfocar la atención – en lugar de las emociones – en la arena que cae, calmando así el "cerebro cocodrilo". Los libros sobre las emociones se pueden utilizar para ayudar a comprender las emociones que sentimos y, si los niños lo desean, para hablar sobre ellas después de que se resuelva el conflicto.

Pero como sucede en todo Montessori que es más moda que esencia, nada de esto es realmente necesario para crear una mesa de paz: lo importante es el concepto, es crear la acostumbre después de una discusión a detenerse y encontrarse. A hablar y escuchar. Y para hacer eso, solo necesitas adultos que lideren con el ejemplo, que aprendan a ser mediadores en lugar de jueces, y estén dispuestos a tomarse el tiempo cada vez para resolver el conflicto con los niños, de manera consistente y coherente.

Cuando teníamos un hogar estable, no teníamos una mesa de paz dedicada: a menudo usábamos la mesa de actividad y un pequeño peluche que era "el guardián de la palabra", que aseguraba que nadie interrumpía quién hablaba (con niños pequeños ayuda tener un "ritual" especial, siempre el mismo, para resolver el conflicto), y lo llamábamos "reunión en la mesa de la paz". Durante un conflicto, a menudo me oías decir: "Creo que necesitamos una reunión en la mesa de la paz".

Hoy nuestra mesa de paz es puramente imaginaria, pero el concepto permanece: para resolver conflictos nos sentamos en el suelo, en el coche, en la playa, donde estemos, y nos turnamos para hablar. Ya ni siquiera necesitamos al guardián de la palabra, hemos aprendido a esperar y escucharnos con paciencia.

Para mí, el concepto detrás de la mesa de la paz – y quizás con los niños más pequeños también la mesa de la paz física – debería encontrar un lugar en cada hogar: un rincón donde poder reunirse, calmarse, hablar de las emociones y resolver conflictos en armonía. No solo entre hijos, sino también entre padres e hijos – cuando un padre pierde la calma y no está orgulloso de como ha reaccionado.

En mi curso online Educar a largo plazo hablo mucho de todo esto ya que es una guía completa para iniciar una evolución personal y afrontar la crianza con más calma y serenidad: lo estoy haciendo traducir al español así que saldrá a la venta en 2021 🥳.

Finalmente, aquí hay algunas mesas o rincones de la paz en los que puede inspirarte.

Photo credit: www.montessoriencasa.com
Photo credit: www.springstonekids.com
Photo credit: Pinterest
Photo credit: www.zaragosaschoolhouse.com

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.