La Tela di Carlotta
it en es

¿Por qué seguimos preguntando "¿De qué color es esto?" y otras preguntas para evaluar a nuestro hijo?

jul 16, 2018

Este post ha sido escrito por Simone Davies, una de mis mentores Montessori. He querido traducirlo porque me pareció interesante y creo que todos los padres hacemos lo que Simone describe. En resumen, comida para la mente. Puedes leer el artículo en el idioma original aquí.


Hoy me he preguntado porque ponemos a prueba a nuestros hijos. Seguimos haciendo preguntas como “¿De qué color es esto?”.

Yo también lo hacía antes de exponerme al enfoque Montessori, estaba poniendo a prueba a mi hijo constantemente y sin saberlo.

“¿Puedes mostrarle a la abuela cómo sabes aplaudir?”

“¿Qué sonido hace la vaca?”

“¿Qué es esto? Y esto? ¿Y esto?”

No sé porque le preguntaba estas cosas. A menudo le pedía que mostrara alguna nueva habilidad o truco a demanda, tal vez me hiciera sentir buena madre que mi hijo había aprendido algo. O para presumir de alguna manera.

Y a menudo la respuesta era nula. Él no hacía ni decía nada en absoluto. Supongo que me estaba diciendo, “No acto a demanda. Voy a aplaudir, saludar y decir ‘muu’ cuando me apetezca”.

Ahora entiendo que este tipo de preguntas son una especie de prueba para nuestros hijos. Y generalmente hay solo una respuesta correcta.

Así que si la respuesta es incorrecta, no tendremos otra opción que decir: “No, esa flor es amarilla, no azul”. (Sonido de un programa de juego: wa wa waaaa)

No es exactamente lo ideal para incrementar la confianza de nuestros hijos.

Luego aprendí que a las guías Montessori no les gustan las pruebas. Usan la observación para ver a qué punto de aprendisaje está el niño, qué está practicando y qué ha dominado.

Y, curiosamente, su observación va más allá de lo que el niño sabe (su desarrollo cognitivo), pasa por su desarrollo social y emocional y más allá.

Por lo tanto, el propósito de las pruebas es obsoleto.

Entonces, ¿cuándo usaríamos una prueba?

Las guías Montessori generalmente no usan pruebas con niños menores de 3 años. Esperan hasta que estén en la etapa consciente de aprendizaje, cuando tengan alrededor de 3 años y cuando estén súper emocionados de haber dominado algo y encantados de enseñárnoslo.

Por ejemplo, observo que están ocupados con el color azul y están nombrando correctamente todo lo que es azul, entonces podría coger una camiseta azul y preguntarles de qué color es, a lo que estarán encantados de gritar “AZUL”.

Las pruebas son buenas si conoces todas las respuestas porque te hace sentir bien contigo mismo (como en el ejemplo del niño de 3 años que se está feliz de gritar “azul”). O también si se utilizan para ver lo que no se ha enseñado o aprendido bien, para así practicarlo más hasta que se domine. Pero, lamentablemente, raramente es así.

¿Qué podríamos hacer en su lugar?

En lugar de evaluar a nuestros hijos, recomiendo:

  • observar (es decir, ver cual es su nivel)
  • hacer juegos (es decir, practicar lo que están aprendiendo), y
  • enseñar (por ejemplo, nombrar nosotros mismos las razas de perros o árboles o flores)

En Montessori, tenemos una hermosa expresión, “Enseñar enseñando, no corrigiendo”. Si se equivocan, en lugar de corregirlos, simplemente hazte una nota mental (o real) y, en un momento neutro posterior, encuentra otra manera para mostrarselo de nuevo.

Con esto no quiero que te sientas mal. O que pienses que has roto a tu hijo. Pero quizás esto te haga pensar en la frecuencia con la que, sin saberlo, evalúas a tus hijos. Y puedes empezar a preguntarte por qué lo haces y si es útil para tu hijo.

Me encantaría saber lo que piensas!

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Comentarios

Nancy • jul 17, 2018

Completamente de acuerdo contigo

🌸 Carlotta • ene 31, 2019

❤

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.