Navidad en Gotemburgo con niños pequeños

Déjame un comentario
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

Gracias a Erik de la oficina del turismo de Gotemburgo que nos proporcionó City Cards para toda la familia y nos aconsejó sobre nuestra planificación (fue él quien nos sugirió que pasaramos el día de Navidad en Universeum, y ¡fue una gran idea!), y a Charlotte de Universeum que nos proporcionó tickets.

No escribiré recomendaciones de restaurantes en este post porque salir a comer con un bebé y un niño pequeño es una lotería: muchas estrellas tienen que alinearse para que sea una experiencia agradable.Pero sí quiero decir que la mayoría de los restaurantes en Gotemburgo son aptos para los niños, ofrecen tronas y cambiadores en los baños.


Lo primero es lo primero. Si Gotemburgo no fuera una ciudad ideal para los niños, llena de divertidas actividades en el interior y lugares increíbles para bebés y niños pequeños, este habría sido un viaje desastroso.

En el segundo día, AMBOS Oliver y Emily se enfermaron: Oliver, siendo un súper hombrecito, tuvo una fiebre de 39,5 durante toda la noche, lo que eliminó cada pequeño germe en su cuerpo, y luego era casi como nuevo. La pobre Emily, por otro lado, estuvo malita durante toda la semana, con fiebre constante y una congestión terrible. Para colmo, el tercer día yo tuve una mastitis que me causó fiebre alta y bastante dolor.

PERO. Por nuestra suerte, Gotemburgo es una ciudad muy fácil de visitar con niños pequeños — incluso en el invierno, cuando el frío y la lluvia dificultan estar al aire libre, y el atardecer a las 15:00h hace que los días sean muy cortos.

Aeropuerto -> centro de la ciudad: corto e indoloro

En primer lugar, el aeropuerto Landvatter de Gotemburgo es precioso y absolutamente único, con gates que se parecen a elegantes mostradores de recepción de hotel y espacios amplios y luminosos.

Aquí es donde tuvimos la primera sorpresa para los niños: un pequeño parque infantil en el área de reclamo de equipaje, donde los niños jugaron media hora después de un viaje de 4,5 horas. ¡Les hacía falta!

El viaje desde el aeropuerto duró aproximadamente media hora en el autobús 601, que llega con bastante frecuencia y justo en frente de las puertas de salida del aeropuerto.

¡Ten un plan para los días de Navidad en Gotemburgo!

La Navidad es un momento difícil para nosotros que no somos religiosos, no queremos ceder al consumismo y criamos a nuestros hijos Montessori: puedes leer como lo hacemos en este post. Así que como parte de nuestra de celebrar una Navidad alternativa, en 2017 decidimos irnos a Gotemburgo.

Lo admito: esperaba que la ciudad fuera más navideña, ver luces por todo lado y que tal vez incluso hubiera algo de nieve (en fin, quería ¡todo el paquete escandinavo!). Aquí es donde el parque de atracciones Liseberg vino al rescate con sus magníficas decoraciones navideñas, árboles nevados, muñecos de nieve en el agua, mercados navideños y espectáculos en hielo.

Pero primero.

¡El 23 de diciembre todo está cerrado!

Sabíamos que todo iba a cerrar los días 24 y 25 y lo habíamos planeado, pero nos sorprendió descubrir que también el 23 todo estaba cerrado (centros infantiles y museos), lo que hizo ese día el más difícil (no tener un plan es un gran no-no con niños pequeños en una ciudad grande) y los días después de Navidad un poco más ocupados para ver todo lo que había planeado.

Sauna y vida hotelera en Nochebuena.

*Nota: estuvimos en Hotel Vasa. Buena ubicación para los transportes, no lejos andando del centro y del distrito de Haga, y nuestra habitación era amplia y bonita. ¡Ah, y gofres disponibles a cualquier hora del día! Único inconvenientes: una rampa de escaleras para llegar al ascensor (en caso de que, como nosotros, tengas carrito).

En Noche Buena, decidimos quedarnos alrededor del hotel: dimos un paseo por el bonito distrito de Haga a pesar de una lluvia ligera y que la mayoría de las tiendas (también las bonitas para niños) estuvieran cerradas, y comimos una deliciosa ensalada César y el notoriamente gigante Hagabulle (bollo de canela) en Cafe Husaren. (Queríamos almorzar en En Deli pero estaba cerrado, así que volvimos otro día y nos gustó).

Por la tarde tuvimos una sauna familiar en nuestro hotel (que me encantó y sí, ¡los niños pequeños también pueden entrar!), seguido de té y gofres de cortesía (que también nos sirvieron de cena ;-), y por la noche miramos todo el Blue Planet 2 con Oliver en TV mientras Emily dormía encima mía. Este fue uno de los mejores recuerdos de nuestro viaje: Oliver estaba tan entusiasmado, comentando y fascinado por ello (¡no tener un televisor en casa definitivamente ayudó su concentración!).

Día de Navidad en Universeum

Decidimos pasar el día de Navidad en Universeum, lo que resultó ser una gran idea: llegamos allí temprano así que no había mucha gente, Oliver se lo pasó muy bien (dijo “look” al menos 150 millones de veces), Emily se entretuvo en el portabebé y luego todos nos divertimos en la sala de actividades donde también Alex y yo desafiamos cuerpo y mente con algunos ejercicios y actividades (sorprendentemente difíciles).

Almorzamos en el restaurante Roberta dentro de Universeum, que ofrece un gran menú para niños (con albóndigas, hamburguesas, hamburguesas vegetarianas, fish ‘n chips, perritos calientes y pancakes) y muchas tronas. En fin ¡fue una Navidad alternativa perfecta!

Ventajas para los niños: Universeum ofrece portabebés Babybjorn por si te olvidaste el tuyo o no tienes. Además, si prefieres traerte tu comida de casa, hay mesas de picnic en el interior en los niveles 0 y 2.

Sitios imprescindibles para bebés y niños pequeños en Gotemburgo

Aunque encontrarás una lista asombrosa de actividades para hacer con niños pequeños en la página web super curada de la ciudad, creo que no todas las actividades listadas son adecuadas para un bebé y un niño pequeño.

Así que aquí hay una lista de lo que disfrutaron más Oliver (entonces 2,5 años) y Emily (entonces casi 1 año), y te sorprenderá ver que la mayoría incluye las palabras “museo” y “cultura”:

  • Alfie’s Culture Centre: fue genial y volvimos dos veces. En mi opinión, es un poco caro, pero lo que ofrece es excelente: hay dos pisos de cosas increíbles para explorar y con que jugar, un mini cine para los pequeños, un mini laberinto, un helicóptero divertido que sube y baja (el favorito de mis niños), juguetes, libros, snacks y comida saludables e incluso pañales en el baño. Sinceramente, me sorprendió muchísimo!
  • Natural History Museum: este es un MUST con niños pequeños que son naturalmente fascinados por los animales. El museo es impresionante (¡y enorme!) y las sopas calientes recién hechas en el restaurante son absolutamente deliciosas: ¡puedes fácilmente pasar todo el día allí!
  • World Culture Museum: todo el edificio es impresionante y vale la pena visitarlo por sí solo. El área para niños Together es tan interactiva y hermosa que Alex y yo no podíamos dejar de sacar fotos (o escalar en todo sitio con los niños). Un buen plan sería visitarlo por la mañana, comer allí y por la tarde ir a disfrutar del ambiente navideño en el vecino parque de atracciones Liseberg (que es lo que hicimos nosotros).
  • Mercadillo de Navidad en Liseberg: ¡Liseberg es pura Navidad y a mí personalmente me encantó! Asegúrate de ver el espectáculo sobre hielo (diferente cada año) y toma tu asiento por lo menos 30 minutos antes de que comience: ¡Oliver vio todo el show sin ni parpadear! No fuimos a las atracciones (no están incluidas en el ticket), porque solo queríamos disfrutar del ambiente navideño.
  • Sauna: no puedes visitar un país escandinavo sin tomar una sauna. Está bien hasta para los niños pequeños, siempre y cuando estén a gusto: Emily hizo su primera sauna en Helsinki cuando tenía solo 7 meses, y luego durmió de maravilla.
  • Stadsbibliotek (Biblioteca de la ciudad): no pudimos ir, pero oí a algunas mamás hablar sobre una sección y área de juego grande para niños. Tal vez vale la pena una visita en una tarde fría y oscura.
  • Parques de juego: hace frío, sí, pero jugar al aire libre es muy importante para la felicidad de los peques y la salud mental de los padres. Y como Alex siempre dice: no hay mal tiempo, solo mala ropa.

Ahora, quiero ser honesta: este no fue un viaje 100% exitoso para la pandilla de La Tela, pero todos los lugares ideales para niños que ofrece Gotemburgo hicieron que nuestra visita fuera más fácil y agradable a pesar de resfriados, crisis y mastitis. ¡Gothenburg es definitivamente una ciudad ideals para visitar con niños pequeños!

 


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. No seas timido. Me encanta leer lo que piensas.

Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy