Lifestyle blog de Carlotta Cerri
ItalianoEnglishEspañol

Una nota personal sobre las prioridades

11 comentarios
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

Esto va a formar parte de mi colección de notas personales, mi pensamientos a telaraña, esas escrituras espontáneas que comienzan como una frase en mi lista de tareas y 10 minutos más tarde son un “pensamiento” entero sin filtros, no editado que no siempre tiene sentido para los demás. Definitivamente mi tipo favorito de escritura.


No he compartido esto contigo, pero durante unas semanas (meses?) he pasado un momento difícil. No he sido yo misma, me he sentido muy estresada y no en control, abrumada por los compromisos más pequeños. He sonreído menos y me he enfadado más; he estado menos paciente y más nerviosa. No he tenido ganas de encontrarme con amigos, ni de ir a mis clases de baile, ni de trabajar en el blog—y esos son señales muy claras de que algo no está bien. Y cuanto más trataba de tragar estos sentimientos, de levantarme y reaccionar, de razonar conmigo misma (después de todo, tengo una vida maravillosa y soy consciente de ello!), más mis emociones se enredaban. A menudo jugaba con los niños y pensaba en el blog, o trabajaba en el blog y pensaba en jugar con los niños. Me sentía como mi vida si estuviera en piloto automático. Nunca vivía en el momento.

Fue entonces cuando supe que necesitaba dar un paso atrás y restablecer mis prioridades. Y aunque suena fácil en teoría, la práctica resultó ser muy complicada: como siempre, estaba dividida entre “puedo hacer” y “debería hacer”. Porque PUEDO hacerlo TODO—me lo he probado tantas veces. ¿Pero a qué costo? ¿Y en qué estado de ánimo? La verdadera pregunta es: ¿Debería hacerlo todo?

Necesitaba dar un cambio en mi vida. Así que desde una semana ni siquiera he intentado blogear durante el día (excepto en momentos casuales), no he intentado controlar las siestas de Emily, no he abierto mi ordenador por la noche si me sentía demasiado cansada, no he escrito artículos significativos, he dejado que los posts programados se auto publicaran solos sin comprobarlos antes, y no he terminado nada en mi lista de tareas sin fin. Por las noches, no me he forzado a ir a mis clases de baile (y por primera vez en 5 años, he decidido no participar en el show de fin de año). No he llevado a Oliver a jugar con amigos si no me apetecía de verdad. Ni siquiera he trabajado hasta tarde por la noche—a las 21:00 estaba en la cama para sacar el máximo provecho de cada poquito de sueño que podía conseguir. Pero sobre todo, no me he estresado por todas las cosas que no he podido hacer y todos los amigos que no he podido ver y todas los eventos de juego que nos hemos perdido y todas las entregas que no he cumplido.

En cambio, todas las tardes he jugado con Oliver y Emily y les he dedicado toda mi atención. Me he tomado el tiempo para hacer las tareas domésticas lentamente, disfrutando del proceso de cuidar a mi entorno (en lugar de enfocarme en cumplir con un deber). Me he sentado más en mi balcón y he mirado más al mar. He caminado más con mi perro. Incluso he soñado más con nuestros viajes futuros, que es algo que no hacía desde mucho tiempo—soñar es una herramienta poderosa para la felicidad.

Durante una semana entera me he sentido más feliz, así que no es sólo la coincidencia de un buen día. Y todo esto fue posible porque he aceptado. He respetado mis prioridades reales e innegables. He vivido más en el momento. He prestado más atención a lo que realmente importa—a mí misma, a mis hijos, a mi marido, a mi perro, a mi casa incluso. He estado más en contacto con mis emociones. He sonreído y reído más. Me he amado más.

Mi trabajo es una prioridad, por supuesto: Soy una persona ambiciosa y los logros personales (fuera de la empresa familiar 😉 me dan vida. Pero en este momento muy especial de mi vida, simplemente viene después de otras prioridades más grandes y más importantes, como ser feliz, pasar tiempo de calidad con mis hijos, vivir lentamente, amarme a mí misma, ser más atenta. Y como me lo puedo permitir tengo que aceptarlo porque me he dado cuento de que establecer las prioridades correctamente hace toda la diferencia en la crianza de los hijos.

Rewind. Reset. Play.


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Soy una treintañera, trilingüe, mamá Montessori y 88% paleo. Profesora de idiomas por trabajo, bloguera y bailarina por pasión.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. Ciao carlotta!!! Che bello leggere i tuoi post. A volte per le emozioni che provo e pensieri che faccio ho paura di essere sbagliata e unica. Invece poi leggendoti spesso mi rendo conto che tutte noi mamme attraversiamo periodi difficili nei quali siamo costrette a rinunciare a qualcosa, o non capire più bene il confine tra dover fare e voler fare.
    Sono felice tu abbia capito le tue priorità, spero tanto di riuscirci presto anche io!!! Un abbraccio

    • Carlotta - junio 20, 2017

      Grazie per il tuo commento, Elisa. Lo dico sempre, se una mamma si sente sbagliata, basta che ne parli con un’altra mamma per capire che siamo davvero tutte nella stessa barca emotiva! In bocca al lupo! ☘️

  2. Me encanta tu post. Me he sentido muy identificada. Enhorabuena por conseguir ser tu prioridad y cuidarte más, y de paso, cuidar más a tus hijos. Muchas gracias por tus reflexiones. :))

  3. Brava cucciola,
    la chiave è “non mi sono costretta”!
    Impariamo troppo presto il “cosa devo” ma non ci insegnano a chiederci quotidianamente “cosa voglio?” ma è in questa domanda che si trova la nostra vera essenza.
    It’s never too late to be who you might have been!
    Bacio la zia ❤️

  4. Ashley Frost - junio 13, 2017

    You ar doing all the right things. Always listen to your body 🙂 x

  5. Mariolina Cerri - junio 13, 2017

    Pienamente d’accordo

  6. Hay Carlota cuanta razon tienes y que dificil se ponen las cosas a veces sin darnos cuenta!! Ojalá todos tengamos esa fortaleza de poder poner en orden nuestras prioridades y ser felices de verdad! Un abrazo muy fuerte!!

    • Carlotta - junio 20, 2017

      Gracias Carla, no es fácil pero se puede conseguir (y vale la pena intentarlo, sobre todo cuando tengamos pequeños loros y monos que copian cada nuestra palabra, gesto y comportamiento). Un abrazo fuerte!

  7. Loredana - junio 28, 2017

    Più ti leggo e più mi convinco che tu sei me, venuta meglio!!
    Sei grande.
    Un bacio.


Vas de prisa?

Apúntate a mi newsletter semanal y recibirás los últimos post directamente en tu correo. Un mail cada miércoles. No spam 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.