La Tela di Carlotta
it en es

Nuestro secreto para comer sano y mantenernos Paleo

may 5, 2016

Seamos sinceros. Si Paleo es elegir y comer solo productos naturales—que se encuentran en la naturaleza y se pueden comer crudos—no somos Paleo.

Siempre digo que somos 90% Paleo, pero eso también es una mentira: a veces lo somos más, a veces menos.

Ahora, por ejemplo, llevamos periodo muy Paleo, eligiendo productos sanos y comiendo muy bien. Pero esto viene después de tres semanas de ser menos Paleo: una semana en Italia (donde comer sano fuera de casa es difícil) y dos semanas en casa de rehabilitación, para recuperarnos de Italia.

Es así, aunque llevamos muchos años comiendo Paleo, sigue siendo difícil: cuando comemos azucares refinados, necesitamos un par de semanas para volver a nuestros hábitos alimenticios sanos. Y no porque somos perezosos o no tenemos suficiente fuerza de voluntad: sino porque para nuestro cerebro los productos procesados son una verdadera droga.

[Un poco de ciencia fácil. Cuando comemos azucares (que es el termino general para llamar a los hidratos de carbono en todas sus formas: glucosa, sacarosa, maltosa, lactosa, almidón, dextrosa…) procesados, nuestro cuerpo hace las siguientes tres cosas: 1. envía un mensaje al cerebro que activa nuestro ”sistema de premio” y nos da una sensación de bienestar; 2. produce más insulina para compensar el azúcar extra, y esto nos hace sentir llenos de inmediato pero otra vez hambrientos dentro de pocos minutos; 3. suelta dopamina, que es la misma sustancia que causa dependencia de las drogas, y nos hace querer más azúcar].

Lo bueno es que si se continua con la dieta paleolitica durante un tiempo, los periodos de rehabilitación se hacen siempre más cortos y los síntomas de la dependencia cuando comemos azúcar desaparece cada vez más rápido.

De hecho, a lo largo de los años he entendido que, aunque la rehabilitación sea difícil cada vez que comemos hidratos, la razón numero uno de nuestro éxito en comer 90% Paleo es NO ser 100% Paleo. Ahora te explico porque.

Los extremos no son para nosotros

Los primeros dos años de nuestro viaje paleolítico fueron difíciles. Habíamos decidido ser 100% Paleo y tener un solo día a la semana de “descanso”, normalmente el domingo. Eso, para nosotros, no funcionó: nuestro día de descanso acababa siendo un día de comer hasta reventar.

Nos despertábamos el domingo ya salivando y nos llenábamos de toda la comida prohibida que podíamos imaginar. Y después llegaba el lunes y empezaba la rehabilitación hasta el domingo siguiente.

Claro, comíamos sano seis días a la semana, pero no nos sentíamos sanos.

Quién necesita un día de descanso?

Intentamos quitar el día de descanso. Funcionó durante bastante tiempo y nos sentíamos bien cuando comíamos en casa o salíamos a restaurantes que elegíamos nosotros: la brasserie argentina o la hambuguesería donde pedíamos un hamburger bikini (sin el pan).

Pero cuando saliamo con nuestros amigos era difícil: o elegíamos estoicamente una triste (única opción saludable en la carta) y mirábamos a nuestros amigos comer una pizza riquísima, o pedíamos pizza y nos sentíamos como si estuviéramos haciendo algo mal (y yo las siempre me sentía culpable). Tampoco esta solución nos parecía sana.

A lo largo de los años, sin embargo, hemos encontrado nuestra manera de ser paleo: la que nos hace sentir bien, la que funciona para nosotros, que nos hace más fácil comer sano y sentirnos sanos.Es una regla muy simple que nos permite vivir mejor y sin sentirnos culpable. Aquí la tienes:

Comprar sano en el supermercado, dejarse tentar en el restaurante (si quieres)

En casa…

Nosotros compramos solo comida que nos hace sentir bien, lo más natural (y Paleo) posible. De esta manera, cuando estamos en casa no tenemos tentaciones: si queremos picar, picamos nueces, chocolate negro o fruta (por cierto, sabías que frambuesas y arándanos contienen muy poco azúcar natural y mucha fibra? Ultimamente son los favoritos míos y de Oliver).

Cuando cocinamos, tenemos que hacerlo con alimentos sanos porque eso es lo que hay: verdura, huevos, carne y pescado. Compramos también queso rallado para la lasaña de berenjenas (pronto os daré mi receta) o los huevos del desayuno, y pasta sin gluten para cuando de verdad no tenemos tiempo para cocinar.

Bebemos solo agua (y a veces vino tinto) y usamos un poco de leche para el cappuccino de la mañana (estoy intentando quitar la leche de vaca, pero por el momento no he encontrado un sustituto que nos guste. Consejos?).

Y puede parecer obvio, pero lo repito: cuando hay solo comida sana en casa, es muy fácil comer sano.

Fuera…

Cuando salimos, sin embargo, es otra historia: nos permitimos lo que queremos (si lo queremos, porque no siempre nos apetece), sano o no, y lo hacemos con serenidad. Si vamos a Starbucks y quiero un cookie de chocolate o un mocha, lo pido. Si me apetece una hamburguesa con el pan, fuera la parte “bikini”! Cuando salimos de paseo los domingos de verano, es muy probable que nos tomemos un helado. Una vez al mes, pedimos pizza y la disfrutamos.

Comemos sano la mayoría del tiempo, nos sentimos sanos siempre y nuestros hábitos alimenticios nos hacen sentir felices. Sería más sano ser Paleo 100%? Claro. Nos haría igual de feliz? Después de haberlo intentado, sé que la respuesta es “no”.

Los extremos no son para todos y cuanto antes lo aceptamos y aprendemos a no ser demasiado estrictos con nosotros mismos, cuanto mejor y más felices viviremos la vida.

PS. La próxima vex te contaré como elegimos los productos en el supermercado, porque si piensas que compramos solo natural y organico, estás equivocada! Si no quieres perderte los artículos nuevos, regístrate a mi newsletter debajo y los recibirás por correo una vez a la semana.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

El blog

Escribo principalmente sobre genitorialidad, Montessori y multilingüismo. Lee mis últimos artículos.

Vida sostenible
Vivir de manera sostenible para mí no significa solo tener un estilo de vida más ecológico. Significa tomar decisiones sostenibles para nuestro planeta, las personas que los habitan, pero también para nuestra vida, nuestro estilo de vida y nuestra felicidad. Significa aprovechar cualquier oportunidad diaria para evolucionar como seres humanos, para ser más felices, más sanos, más amables, más responsables y más cuidadosos — la única forma sostenible para un futuro significativo.
Face yoga, el yoga para la cara
Porque deberías llevar la misma ropa dos veces en Instagram
El poder de crear habitos (y porque deberías hacerlo, aunque luego los rompas)
Comer de manera responsable es la dieta del futuro (¿Te apetece enseñarlo a tus niños?)
El poder de NO quejarse: ¿podrías hacerlo durante un mes entero?
¡Limpia tu planeta, por favor!
Infografía: 8 pasos para pasar a los pañales de tela
Una nota personal sobre la felicidad
Una nota personal sobre los social media
Un cambio de vida siempre expande tus horizontes
Acabas de llegar a La Tela?
He preparado colecciones de varios artículos que he escrito a lo largo de los años. Quizás encuentres uno que te interese.

Viajes

Vendimos todo para viajar por el mundo durante dos años. Actualmente estamos en Nueva Zelanda.

Libros

En 2020 escribí 4 libros para la colección “Gioca e impara con il metodo Montessori" curada por Grazia Honegger Fresco. La colección es un proyecto de Il Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport.

También implementamos los talleres de los últimos 15 volúmenes de la colección con Oliver y Emily.

Podcast

En mi podcast, “Educare con calma”, hablo de varios temas, desde Montessori hasta la sostenibilidad. ¡Solo en italiano!

ene 15, 2021 • 20m
Come "montessorizzare" la casa per dare indipendenza ai bambini
In questo episodio di Educare con Calma parliamo di come offrire indipendenza in casa attraverso l'ambiente. Vi parlo dell'importanza dell'ambiente (anche nelle scuole Montessori), di quanto sia importante apportare piccoli cambiamenti in casa per dare più indipendenza ai bambini, e anche di come purtroppo questo non sia sufficiente… Questo tema è uno dei primi che avevo in mente di trattare sul podcast… meglio tardi che mai! 🌸 -- Come appoggiare il podcast: Io non faccio pubblicità e non acc...
25
ene 13, 2021 • 05m
Montessori in 5': Un metodo per smettere di criticare
Ho deciso di creare una piccola rubrica sul podcast in cui vi parlo di Montessori, educazione consapevole, disciplina dolce, disciplina positiva (chiamatela come volete, io la chiamo "educazione a lungo termine" 😉) e in ogni episodio tratto un tema in soli 5 minuti. In questo primo episodio vi suggerisco un metodo (infallibile) per smettere di criticare continuamente i nostri figli (a voi piacerebbe sentirvi sempre criticati e corretti?). L'episodio è nato da questa riflessione che ho fatto s...
24
ene 8, 2021 • 31m
Viaggiare a tempo pieno: domande e risposte
In questo episodio di Educare con Calma rispondo alle vostre domande (più ripetute) sul nostro stile di vita di viaggiatori a tempo pieno: perché lo abbiamo scelto, come ci manteniamo, come permettiamo lo sviluppo sociale dei bambini e molto di più. Vi lascio anche alcuni articoli relazionati a ciò di cui parlo nell'episodio: I bambini devono uscire dalla propria zona di comfort  Vuoi un cambiamento nella tua vita? Trova la grotta! Se ti va, lasciami un commento sotto gli articoli per farmi s...
23

Instagram

Actualizo Instagram casi todos los días para estar “cerca” de mi familia lejana.

¿Por qué La Tela di Carlotta?
Soñé con el nombre La Tela di Carlotta. Una mañana me desperté y en mis sueños había creado un blog con el mismo nombre de la novela americana (Charlotte’s Web). Muchos años e infinitos altibajos después, esta telaraña de pensamientos e historias es mi trabajo. Tardé mucho en entender qué tipo de presencia online quería ser y hoy lo sé: soy transparente, muestro la vida real, no hago publicidad, solo recomiendo marcas sostenibles (y no siempre porque me paguen) y creo en el valor de mi blog y de mis cursos – porque si no creemos en el valor de nuestro trabajo, nadie creerá por nosotros.
Carlotta
Carlotta dreaming of La Tela
¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.