La Tela di Carlotta
it en es

Cómo dejar el parque de juego sin luchas de poder

mar 3, 2021

Ya me conocéis, creo que las crisis casi siempre se pueden evitar, sobre todo cuando se trata de crisis predecibles, como la que se genera al salir del parque de juegos.

En este post os dejo algunas ideas que nos han funcionado a lo largo de los años.

Ya no usamos estos métodos (excepto el de 10 minutos), porque mis hijos han tenido tantas oportunidades de practicar esta "habilidad" que ahora son profesionales del "salir del patio de recreo".

  • Prepáralos con detalles. Mientras vas al parque, explica: "Yo me siento, tú juegas, luego me levanto, te digo 10 minutos, me siento otra vez y cuando te llamo, nos vamos". Cuéntale los detalles y tal vez hazlo como una historia.
  • Usa el reloj. Escribe el "toque de queda" en un papel (hora digital o dial) y ponlo en su bolsillo. Compáralo con tu reloj cuando sea el momento de iros (incluso en algún momento antes para que estén contentos de que aún *no* es hora de irse).
  • Dale los "10 minutos". Detente, bájate a su altura, míralo a los ojos y sonríe: “10 minutos. Aún te quedan 10 minutos y luego nos vamos. Te llamaré cuando sea el momento, ¿de acuerdo?”. Si te miran a los ojos, funciona mejor que gritarlo de un lado al otro del parque.
  • Utiliza a los otros padres. Si estás con amigos, iros todos juntos. También funciona con extraños si vuestros hijos están jugando juntos ;-)
  • Una vuelta más. “Todavía tienes tiempo para dar una vuelta en tu juego favorito y luego nos vamos. ¿Cuál eliges? ¿El columpio o el tobogán?". Si no acepta, buscar juntos el compromiso (¿2 vueltas?).
  • Ser creativo. "¿Saltamos como conejitos hasta el coche?". “Se me ocurrió un juego para jugar en casa. Ven, te lo cuento mientras caminamos”.
  • Mantener la calma. Cuando estáis en el medio de una crisis, enojarte empeora la situación. Cógelos, respira y repite: "Te entiendo, estoy aquí contigo". Tu calma es su calma. Además, es normal que no quieran ir a casa, el parque es divertido: cambiar las expectativas ayuda a mantener la calma (y a no ver la rabia como una emoción negativa, porque no lo es).
  • Habla de ello con calma. Si no ha ido bien, cuando todo el mundo está tranquilo, dile: "Hoy no ha ido muy bien, ¿te gustaría que hiciéramos un esfuerzo extra la próxima vez?". Confía en que irá mejor.

¿Qué otros métodos y frases utilizas con tus peques? Compártelos en los comentarios, porfi, para que otros padres también puedan usarlos.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.