🌸 La Tela di Carlotta
Entra
it en es

Explicar como funciona el cerebro ayuda los niños a controlar sus emociones

sep 22, 2019 •

“Es tu cocodrilo, Oliver”.

Esta es una de las frases que le digo más a Oliver en un momento de crisis. Porque en ese momento debe reconocer la emoción antes de poder controlarla. Porque tiene que volver a ponerse en contacto con su cerebro racional. Lo aprendí hace mucho tiempo en un curso de disciplina positiva de Macarena Soto Rueda y se me quedó para siempre.

Mientras lo digo, hago así con la mano.

Simboliza una cresta y Oliver sabe lo que significa. Es su cocodrilo, la parte instintiva de su cerebro, que ha tomado el control. Oliver lo sabe porque le expliqué que nuestra mano es un modelo portátil del cerebro — me lo enseñó Daniel Siegel y yo se lo enseñé a mis hijos.

La palma es el tronco encefálico (la parte instintiva, reptiliana), el pulgar es el sistema límbico y los dedos son la corteza (la parte racional). Si miras bien, incluso se parece a un cerebro.

Cuando estas partes están conectadas, así, con la mano en un puño, el cerebro está tranquilo, equilibrado, flexible.

Pero cuando los dedos están levantados como una cresta, los instintos toman el control y debemos domesticar al cocodrilo antes de poder explorar soluciones y acceder a nuestra parte racional. ¿Qué hace un cocodrilo cuando se siente amenazado? Ataca!

Hablo mucho sobre esto en mi curso online (por el momento solo en italiano, pero estoy trabajando para traducirlo al español), porque Oliver es un niño con emociones grandes, gigantes, y este concepto nos ha ayudado mucho.

Comprender cómo funciona el cerebro ayuda a los adultos a desacreditar el mito de las rabietas y explicarlo a los niños usando la modalidad cocodrilo les ayuda a ellos a reconocer sus emociones, darles un nombre y recuperar el control.