Porque somos Montessori (y lo que significa para nosotros)

3 comentarios
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

Tengo que sacarme algo de encima..

A veces me parece que hay muchos malentendidos y confusión acerca de Montessori. Alguien piensa que sea una moda, incluso pretenciosa. Alguien piensa que sea poner una cama en el suelo. Alguien piensa que sea comprar solo juguetes de madera y materiales específicos. Alguien piensa que sea un método educativo: entre ellos, hay quién piensa que los niños son muy estructurados y organizados, y quién que los niños hacen lo que quieren.

Montessori es un poco de todo esto y nada al mismo tiempo. Montessori es una filosofía y como cada filosofía tiene sus principios y sus valores (que yo misma acabo de empezar a conocer).

Lo que mucha gente se olvida—o no sabe—es que Montessori era antes que nada una persona, como tú y yo. Una persona que, no hace mucho, creía poder hacer el mundo un sitio mejor empezando por los niños, respetándoles, guiándoles, dándoles un sentido de responsabilidad para el mundo en que vivimos. Y sobretodo — porque Maria Montessori vivió tres guerras — educándoles para la paz y el respeto.

Cómo se convierte todo esto en crecer nuestros hijos Montessori?

Quizás de ninguna manera. A lo mejor usamos Montessori como una etiqueta para describir rápidamente como queremos criar a nuestro hijos. Igual como usamos Paleo para decir rápidamente que preferimos comer alimentos naturales.

Claro, decimos Montessori, pero lo que de verdad queremos decir es que tratamos a nuestros hijos como personas independientes y les dejamos ser libres pensadores desde muy pequeños. Les dejamos comer con una cuchara y poco a poco les enseñamos como limpiar lo que ensucian.

Decimos Montessori, pero lo que de verdad queremos decir es que damos a nuestros hijos las herramientas para desarrollar su imaginación. Y lo hacemos dándoles pocos juguetes y aquellos que les hagan creativos, en cambio de aquellos que has sido hechos creativos para ellos.

Decimos Montessori, pero lo que de verdad queremos decir es que enseñamos a nuestros hijos el respeto, a compartir, la importancia de no mentir. Y lo hacemos siendo nosotros mismos respetuosos, generosos y honestos, porque nuestro ejemplo es la herramienta de enseñanza más fuerte que tenemos.

Y sí, Montessori tiene colegios, materiales y métodos, que son maravillosos — tan geniales en su simplicidad y infinitamente mejor de lo que ofrece (o mejor, no ofrece) el sistema escolar corriente. Pero Montessori es mucho más que eso.

Montessori es sentarse con tu hijo en silencio y mostrarle pacientemente como usar un solo juguete durante un rato largo; con el tiempo aprenderá la concentración. Montessori es decir “gracias” en lugar de ellos; con el tiempo aprenderá la buena educación. Montessori es pedir permiso antes de cogerle en brazos o quitarles algo de las manos; con el tiempo aprenderá el respeto para los demás. Montessori es hacer un esfuerzo todos los días para mantener tu casa limpia y ordenada; con el tiempo aprenderá el respeto para los espacios comunes. Montessori es recoger un trozo de papel del suelo y tirarlo a la basura; con el tiempo aprenderá el respeto para el medio ambiente. Montessori es enseñarle a hacer las tareas de casa contigo y confiar en él cuando lo hace; con el tiempo aprenderá la importancia de cooperar. Montessori es decirle “casi estamos en casa” cuando de verdad hemos casi llegado a casa; con el tiempo aprenderá la importancia de la honestad.

A ti y a mí, todo esto nos puede parece sentido común, pero pienso que para muchos padres no lo es. A menudo, la gente necesita una etiqueta, un método, un modelo a seguir que les inspire, que no siempre el fácil de encontrar. Maria Montessori era un maravilloso modelo a seguir y su filosofía debería de ser la base de cada colegio y casa.

Por eso me encanta compartir la filosofía Montessori. No porque me gusta ser la rara de la situación (aunque no me importe). No porque me guste ir contra corriente (aunque esté acostumbrada). No porque me gusta ser la especial del grupo (aunque me encante ;-). Sino porque me encantan sus principios, sus valores, sus enseñanzas y sus métodos y pienso que mucha gente beneficiaría de esta filosofía como nosotros estamos beneficiando con Oliver.

Y que Montessori sea solo una etiqueta o mucho más, ¿quién puede estar en contra de educar a sus hijos para la paz y el respeto? Porque esa es la verdadera esencia de la herencia de Maria Montessori.

Por eso nosotros somos Montessori. ¿Y tú?


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. Francesca - abril 9, 2016

    Bellissima. Grazie a nome di tutte le mamme, insegnanti, persone ” strane”

  2. Il.nostro esempio è lo strumento educativo piu potente che abbiamo! E questa è la chiave per vivere la genitorialità come occasione per rivedere certi vizi.di comportamento, certi automatismi con cui viviamo, ci relazioniamo, chiediamo e rispondiamo. Personalmente oltre a Maria Montessori mi ispiro anche ai principi della Comunicazione NonViolenta di T. Gordon e M. Rosenberg, hai letto i loro libri Carlotta?


Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy