🌸 La Tela di Carlotta
Entra
it en es

Reflexiones después de dos años de pañales de tela

Como sabes, hace dos años pasamos a los pañales de tela después de tres años de desechables.

Hoy, habiéndolo experimentado todo — lo bueno, lo malo y lo feo — y sabiendo lo que sé sobre lo malo que son los pañales desechables para el medio ambiente (generan tanta basura y tardan una eternidad en descomponerse), para la piel (¿sabes cuántas sustancias químicas se utilizan para producir los pañales que permanecen en contacto con la piel de nuestros bebés las 24 horas del día, los 7 días de la semana?) y para la cartera (miles de euros para los desechables contra unos doscientos euros para los de tela)… nunca volvería para atrás!

También me enorgullece contarte que muchas familias han cambiado a pañales de tela después de leer mi publicación: cómo pasé a pañales de tela después de tres años de desechables.

Así que aquí hay una pequeña actualización sobre nuestra aventura con los pañales de tela desde que comenzamos a usarlos:

  • Cuando vivía vida normal en casa, dejé de usar los pañales de tela solo una vez: Emily tuvo siete días seguidos de una diarrea desagradable y al tercer día compré un pequeño paquete de pañales desechables y esperé a que terminara. No hay nada malo en elegir la via fácil a veces, ¡no seamos demasiado duros con nosotros mismos!
  • Emily tenía 21 meses cuando decidió comenzar a usar braguitas y desde entonces ha estado usando el pañal solo por la noche. Me he quedado con solo seis pañales de tela y elegí los Pop-Ins con refuerzos nocturnos: utilizamos activamente solo cuatro pañales y lavo cada tres días (tengo dos pañales adicionales para emergencias, por ejemplo cuando no se secan lo suficientemente rápido en un día de lluvia).
  • El año pasado vivimos en Canadá durante dos meses. En julio nos quedamos en un apartamento en Montreal así que seguí usando los pañales de tela a pesar de que la condiciones de lavado y secado no eran ideales (en foto) y fue más difícil de lo esperaba porque por alguna razón — agua, temperatura, calor — olían más a amoníaco. En agosto, estuvimos viajando, así que decidí cambiar a los desechables ya que no estaba segura de con qué frecuencia podríamos lavar y cómo almacenar los sucios en el coche sin olor. ¡El compromiso es el elixir de la vida!
  • Decidí dar casi todos mis pañales (excepto Pop-Ins para la noche y algunos BambinoMio que vendí) a una amiga que acaba de tener un bebé, para que ella pudiera comenzar su viaje eco-friendly. Sin embargo, si hubiera decidido venderlos, habría obtenido más de la mitad de lo que pagué por ellos. Los pañales de tela son incluso más baratos que la inversión inicial, ¡porque los revendes al final!
  • Cambiar a pañales de tela fue mucho más fácil de lo que pensaba, y rápidamente se convirtió en parte de nuestra rutina, como lavar la ropa o pasar la aspiradora. Hasta ahora que estamos viajando a tiempo completo durante dos años, nunca volvería a usar los desechables (sin embargo, tenemos unos de emergencia): ocupan un poco más de espacio, pero es un precio pequeño para vivir una vida más eco-friendly.
  • ¿Cómo usamos pañales de tela mientras viajamos? ¡Sencillo! Los usamos siempre, excepto la noche antes de viajar (usamos uno desechable). Me aseguro de que todos los pañales de tela estén secos el día antes de que salgamos de un piso y empezamos a usarlos nuevamente en el siguiente piso. Fácil fácil fácil!

¿Honestamente? Quizás me haya convertido en una de esas madres que ven familias que usan pañales desechables y le gustaría decirles lo fácil que es cambiar. ¡Oh, espera, en realidad se lo digo! Pero solo porque desearía que todos intentaran para ver por sí mismos lo fácil que es.