La Tela di Carlotta
it en es

Ser mamá significa también…

nov 1, 2016

Una bonita foto de hace casi dos años con una querida amiga

En los últimos tiempos, ha sido difícil mantener todo bajo control—Oliver, su adaptación en la nueva guardería, la casa, mi blog, mi negocio de idiomas, mis clases de baile… sólo el embarazo tiene un piloto automático!—y realmente me siento como si estoy siempre tratando de abarcar más de lo que puedo.

Así que el miércoles me dio un bajón tremendo: después de nuestra clase de natación por la mañana (se está haciendo más y más difícil ponernos los trajes de baño, hacer la lección, ducharnos y volver a vestirnos en el calor del spa donde se lleva a cabo el curso), un almuerzo rápido, un poco de trabajo para el blog durante la siesta de Oliver, prepararse de nuevo para salir, quedar con un nuevo estudiante para presentarle la profesora por la tarde, ir al supermercado en el camino a casa para comprar pañales y algo de comida—y todo con Oliver por supuesto.

Después de todo esto—que es un día ordinario, aunque últimamente incluso salir de casa me parece uno de los trabajos de Hércules—mi dulce monito pensó que sería divertido esconderse entre las filas de carritos en el aparcamiento subterráneo del supermercato y no dejarse coger (de ese minúsculo sitio donde por supuesto no quepo con mi barriga de ocho meses).

Me costó 15 minutos y una llamada FaceTime a su padre para sacarlo de allí, y cuando por fin logré ponerle a él y a las bolsas de la compra en el coche y sentarme detrás del volante, me eché a llorar y no pude parar durante al menos dos horas, durante la cena y la rutina de cama de Oliver.

La buena noticia es que me desperté al día siguiente sintiéndome mucho mejor.

Probablemente los bajones son sólo eso, señales de lágrimas que avisan que tu cuerpo ha llegado a un límite, obligándole a ralentizarse o incluso parar durante unos minutos/horas/días,  recomponerte y realmente escuchar a tu ser interior, que a veces hacemos lo posible para ignorar y seguir fingiendo que podemos hacer frente a todo.

No podemos.

Y debemos aceptarlo, aceptar que ser madre significa también tener bajones, sentirse impotente, insegura, desesperada, dejar que tus emociones superen a tu racionalidad, no ser capaces de tener todo bajo control, llorar delante de tus niños si te sientes triste y agotada, mostrar que a veces eres vulnerable y débil y que está bien sentirse así.

Porque sí, las mamás somos increíbles seres humanos, siempre dispuestas a involucrarnos y mejorarnos como modelos a seguir para nuestros hijos, pero, como dice Jason Mraz, somos sólo seres humanos.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

El blog

Escribo principalmente sobre genitorialidad, Montessori y multilingüismo. Lee mis últimos artículos.

Vida sostenible
Vivir de manera sostenible para mí no significa solo tener un estilo de vida más ecológico. Significa tomar decisiones sostenibles para nuestro planeta, las personas que los habitan, pero también para nuestra vida, nuestro estilo de vida y nuestra felicidad. Significa aprovechar cualquier oportunidad diaria para evolucionar como seres humanos, para ser más felices, más sanos, más amables, más responsables y más cuidadosos — la única forma sostenible para un futuro significativo.
Face yoga, el yoga para la cara
Porque deberías llevar la misma ropa dos veces en Instagram
El poder de crear habitos (y porque deberías hacerlo, aunque luego los rompas)
Comer de manera responsable es la dieta del futuro (¿Te apetece enseñarlo a tus niños?)
El poder de NO quejarse: ¿podrías hacerlo durante un mes entero?
¡Limpia tu planeta, por favor!
Infografía: 8 pasos para pasar a los pañales de tela
Una nota personal sobre la felicidad
Una nota personal sobre los social media
Un cambio de vida siempre expande tus horizontes
Acabas de llegar a La Tela?
He preparado colecciones de varios artículos que he escrito a lo largo de los años. Quizás encuentres uno que te interese.

Viajes

Vendimos todo para viajar por el mundo durante dos años. Actualmente estamos en Nueva Zelanda.

Libros

En 2020 escribí 4 libros para la colección “Gioca e impara con il metodo Montessori" curada por Grazia Honegger Fresco. La colección es un proyecto de Il Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport.

También implementamos los talleres de los últimos 15 volúmenes de la colección con Oliver y Emily.

Podcast

En mi podcast, “Educare con calma”, hablo de varios temas, desde Montessori hasta la sostenibilidad. ¡Solo en italiano!

nov 19, 2020 • 25m
Pene e vulva: normalizziamo le parole
Con questo episodio inizio una serie di conversazioni a tema sessuale, perché credo che in Italia se ne debba parlare di più, soprattutto tra famiglie con bambini. L'educazione sessuale è un aspetto importante dell'educazione dei bambini e deve iniziare da piccoli. Un ottimo primo passo è proprio quello di normalizzare parole "imbarazzanti" come pene e vulva e sostituirle alle più comuni pisellino e patatina. Nell'episodio dico che non avevo trovato la storia originale in spagnolo della "gall...
16
nov 13, 2020 • 13m
"Non sono cresciuto Montessori e sono venuto su bene lo stesso!"
In questo breve episodio rifletto su una frase che ho sentito/mi è stata detta spesso per difendere l'educazione tradizionale (da genitori che crescono i propri figli con metodi più tradizionali come le minacce, i castighi, le punizioni ecc). Ti suggerisco anche come risponderei io. La citazione che menziono nell'episodio è una frase che disse la madre di Jane Goodall, antropologa inglese che ha dedicato la sua vita allo studio degli scimpanzé: "Se le persone non sono d’accordo con te, la cos...
15
nov 6, 2020 • 16m
La rabbia, le urla dei genitori e una storia tibetana
In questo episodio sono stata ispirata da una storia tibetana a parlare di rabbia e del perché urliamo quando siamo arrabbiati. Riconoscere i perché e analizzare le mie reazioni quando urlo è stato per me il primo passo per imparare a gestire la rabbia. Nell'episodio menziono questo articolo: Spiegare come funziona il cervello aiuta i bambini a controllare le loro emozioni. Mi trovi anche su www.lateladicarlotta.com e su Facebook e Instagram come @lateladicarlottablog.
14

Instagram

Actualizo Instagram casi todos los días para estar “cerca” de mi familia lejana.

¿Por qué La Tela di Carlotta?
Soñé con el nombre La Tela di Carlotta. Una mañana me desperté y en mis sueños había creado un blog con el mismo nombre de la novela americana (Charlotte’s Web). Muchos años e infinitos altibajos después, esta telaraña de pensamientos e historias es mi trabajo. Tardé mucho en entender qué tipo de presencia online quería ser y hoy lo sé: soy transparente, muestro la vida real, no hago publicidad, solo recomiendo marcas sostenibles (y no siempre porque me paguen) y creo en el valor de mi blog y de mis cursos – porque si no creemos en el valor de nuestro trabajo, nadie creerá por nosotros.
Carlotta
Carlotta dreaming of La Tela
¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.