¿Son necesarios todos los NO que dices a tus hijos?

4 comentarios
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

¿Cuántas veces al día dices NO a tus hijos?

Mientras reflexionaba sobre esto hoy, me di cuenta de que hoy en día digo siempre menos NO a mis hijos. No porque sea un tipo de padre que “dice solo sí”, sino porque después de experimentar con los NO una y otra vez y observar a otras madres lidiar con las crisis que generan los NO, me di cuenta de que muchos de los NO que dicen los padres son completamente innecesarios.

Montessori me ha enseñado que los padres deberían confiar en sus hijos y darles responsabilidades y que esas responsabilidades deben estar dentro de los límites establecidos por los adultos. Los padres deberían establecer POCOS límites CLAROS y decir solo los NO necesarios para cumplir con ellos. ¿Pero cuáles son estos límites? ¡¿Es mas facil decirlo que hacerlo, verdad?!

Para facilitarme el trabajo de entender los límites que quería establecer y los NO que estaba dispuesta a hacer cumplir, decidí que en mi casa hay dos tipos de NO: el NO SOFÁ y el NO FUEGO.

El NO SOFÁ

**El NO SOFÁ es el NO que puedo evitar y convertir en SÍ ** (¡Los NO SOFÁ son realmente SÍ!). ¿Por qué los llamo NO SOFÁ? A Oliver le encanta coger todas los cojines del sofá, e incluso aprendió a quitar las almohadas del asiento, que usa para “construir una casa”. Solía ​​volverme loca. Luché por un largo tiempo, tuvimos muchas luchas de poder que terminaban en lágrimas y, por agotamiento, a veces le dejaba hacerlo, por lo que ya no quedaba claro el límite.

Un día, decidí que ya no valía la pena: era un no innecesario. Ahora, Oliver puede hacer lo que quiera con el sofá, siempre que luego lo vuelva a armar (a veces lo pone todo en orden, otras veces pone dos cojines y yo ayudo con el resto). Y como siempre, cuando dejas que los niños pongan en práctica sus ideas, te sorprenden: Oliver ha inventado muchos juegos creativos y entretenidos, como usar los asientos como un tobogán para sus coches o como botes para protegerse de los cocodrilos.

En mi casa, los NO SOFÁ son los que realmente no dañan a nadie ni a nada, los que no estoy dispuesta a hacer cumplir. Ponerse de pie en una silla es un NO SOFÁ. Estar en casa desnudo en invierno o quitarse la chaqueta en el parque cuando hace frío son NO SOFÁ. Salir con los zapatos el pie equivocado es un NO SOFÁ. Levantarse de la mesa antes de que todos hayan terminado es un NO SOFÁ (les pido que se queden porque me gusta cenar con ellos, pero si no quieren, son libres de ir a jugar — al fin y al cabo ¡tienen 2 y 4 años!.

El NO FUEGO

Los NO FUEGO son para el peligro, ¡como tocar fuego! Abrir el horno cuando está funcionando es un NO FUEGO. Oliver que levanta a Emily en el balcón para mirar hacia abajo es un NO FUEGO. Los niños que corren sin control en la acera cuando los coches pasan rápido en la calle es un NO FUEGO. Hacer daño a otros es un NO FUEGO. Cruzar la calle sin parar en (o lejos de) el paso de cebra es un NO FUEGO. Estos son los NO que haré cumplir sí o sí, no importa cuántas lagrimas y gritos obtengo a cambio.

Con los años, también me he dado cuenta de que el respeto tiene su propia categoría, el NO RESPETO. El respeto por las personas y el medio ambiente es muy importante para nosotros. Explicamos estos NO hablando sobre cómo nuestras acciones hacen que los demás se sientan de cierta manera y puedan dañar el medio ambiente. Tirar un trozo de basura al suelo es un NO RESPETO. Matar un insecto es un NO RESPETO. Arrancar flores es un NO RESPETO. Colorear pisos y paredes es un NO RESPETO. Orinar en una maceta cerca de las mesas de un restaurante es un NO RESPETO. Los niños son seres puros, amables y empáticos, aceptarán y respetarán estos NO más que ningún otro.

Mi generación y la tuya se criaron con muchos NO, pero los NO no solo están sobrevalorados, sino que son contraproducentes, no permiten que los niños expresen todo su potencial y nos muestren que son capaces. Los NO no permiten que los niños nos muestren que merecen nuestra confianza.

La próxima vez que dices NO a tus hijos, pregúntate si es un NO FUEGO o un NO SOFÁ, hazte una nota mental y vuelve a calcular la ruta para la próxima vez. Te prometo que todos se beneficiarán de ello.



Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. Me encanta el post y me alegro de ver que estoy haciendo el correcto con Lucía sin que a veces cuesta ❤️

  2. Hola Carlota,es la primera vez que te escribo 😊
    La verdad es que estoy muy de acuerdo y muy de acuerdo tambien en que culturalmente para nuestra generacion y paises es dificil,siempre todo ordenado, no ensuciar,qué diran…
    Tambien queria aprovechar para darte mi opinion sobre el post de la sinceridad, es un arma de doble filo pero si como dices es siempre des del respecto y la empatia de que cada individuo vive la vida como puede y quiere me parece estupendo.
    Mucha suerte en vuestro viaje, te seguire muy de cerca! Besos des de Barcelona.
    P.D. te empecé a seguir cuando quise montar la habitacion de mi hijo Aleix,fuiste de gran ayuda!

    • Muchas gracias por tu comentario Montse y me alegro que hayas decidido escribirme, los comentarios en el blog son los que más me gustan! 💕 Tienes razón, no es fácil y además lo que no he escrito en este post es que el ambiente preparado influye mucho (como habrás notado en la habitación de Aleix 😍): si creamos yes-spaces (ambientes donde no tenemos que decir muchos NOs) en nuestro hogar, nos facilitamos el trabajo (y también me parece muy importante pensar que todo lo que no queremos que se rompa es nuestra responsabilidad ponerlo fuera del alcance de sus manitas :-). En fin, no es nada fácil! 😆 Gracias y un abrazo fuerte!


Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy