¿Tiene sentido forzar nuestros hijos a continuar un hobby?

Déjame un comentario
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

Pregunta:

Mi hijo ya no quiere ir al fútbol, ​​pero ya he pagado la cuota para todo el año. ¿Qué hago?

Respuesta corta

Mi respuesta corta es: olvídate del dinero, de lo que piensa la sociedad, de lo que quieres y escucha a tu hijo; Ten empatía.

Personalmente, no creo que sea correcto obligar a nuestros hijos a realizar una actividad que quieren detener. Una cosa es alentarlos a que prueben una actividad que les interesa o que continúen una actividad que sabemos que les gusta, aunque a veces crea resistencia; Una cosa completamente diferente es obligarlos a ir a una actividad que ya han probado y que ya no quieren hacer.

Respuesta laaaaarga 😉

Pero nunca es todo negro o todo blanco, por supuesto, así que aquí van algunos pensamientos:

  • Creo que cada bebé (y cada uno de nosotros) viene al mundo con un conjunto de habilidades, intereses, pasiones y talentos únicos e innatos: si podemos explorar y desarrollar esos dones y perseguir esos intereses, viviremos una vida más significativa, y nos sentiremos más completos.
  • A menudo nos gustaría que nuestros hijos hicieran las actividades y que tuvieran los pasatiempos que no pudimos seguir de niños (¡para mí, es bailar!), pero tal vez sus intereses son diferentes. La mejor manera de involucrar a los niños en nuestros intereses es mostrarles cuando los hacemos: bailar es mi mayor hobby, así que a menudo le pedía a Alex que llevara a Oliver y Emily a ver mis ensayos y espectáculos de baile, y bailo siempre en casa. Pero luego tengo que aceptar que mis hijos podrían no estar interesados ​​en bailar. En realidad, creo que siempre es mucho más fácil y productivo para nosotros apasionarnos por sus hobbys.
  • Si miramos a nuestros hijos, podemos (casi) siempre entender cuáles son sus intereses. Tal vez no sea un deporte como el fútbol o el baile, sino un interés por la naturaleza y los animales, lo que podemos apoyar comprando libros, viendo documentales con ellos y demostrando que nosotros también estamos interesados​… Es una verdadera alegría para nuestros hijos vernos entusiasmados por algo que ha cautivado su interés (ya sea naturaleza, Lego, dibujar o fútbol…).
  • No mientas. Si tus hijos comienzan clases de fútbol y no son naturalmente buenos, no les diga que son “muy buenos” o “buenos como sus amigos” para motivarlos. Si no se sienten buenos, sabrán de inmediato que les estás mintiendo. Se honesto. Puede motivarlos a realizar una actividad incluso diciéndoles la verdad.
  • La personalidad juega un papel importante: la mejor amiga de Oliver no teme las dificultades, si no sabe cómo hacer algo, lo intentará hasta que tenga éxito. Emily es igual. Oliver es un niño observador y cauteloso, que a menudo se niega a hacer lo que no se siente capaz de hacer o lo que le parece difícil. Al principio lo empujaba a probar cosas nuevas, pero con el tiempo me di cuenta de que es más importante apoyarlo y escucharlo, validar sus emociones y no menospreciarlas diciendo cosas como “¡Vamos, es fácil!”, “¡Mira a tu amigo! ”… si quiere, lo hará cuando se sienta listo. De esta manera, no nos arriesgamos a convertir una pasión potencial en un rechazo.

    Anécdota: Oliver tardó meses y meses en decidir de bajar por un tobogán: todos sus amigos pasaban horas subiéndose y bajándose y él simplemente se sentaba a mirarlos. Subía y me llamaba para ayudarlo a volver a bajar las escaleras. Un día, de la nada, decidió deslizarse y nunca paró.

  • Pero si nunca lo intenta, ¿cómo va a aprender? ¿Alguna vez has pensado que tal vez tu hijo no tiene interés en aprender esa actividad en particular? 😉 También creo que cuando los niños encuentran algo que aman, superarán la barrera inicial de forma natural (al igual que sucedió con Oliver y andar en bicicleta). Y si no, si su personalidad los bloquea cuando se enfrentan a nuevas experiencias, tendremos que trabajar pacientemente con ellos, hablarles con empatía y respeto; y también tendremos que aceptar que será algo en lo que tendrán que continuar trabajando por el resto de sus vidas.
  • A veces nos enfrentamos con niños a quienes les encanta hacer una actividad mientras lo hacen, pero le cuesta el “antes”, hay mucha resistencia y crisis para llegar a la actividad (¡para Oliver a veces pasaba con la natación, que le encanta!). Esta resistencia generalmente es solo una fase, especialmente si sabes que disfrutan de la actividad: aún así, podemos intentar ayudarles dándoles el mayor control posible cuando se trata de esa actividad: por ejemplo, con niños más grandes (4- 5 años), podríamos dejarles decidir si ir en coche o en autobús (si hay esa posibilidad), qué traje de baño usar, qué bolsa preparar, qué tipo de snack llevar para después de la lección y todas esas pequeñas decisiones que los hacen sentirse más en control.
  • Con los niños más pequeños que muestran resistencia a nuevas experiencias (como Oliver), cuando empezamos una nueva actividad de pago, es mejor elegir un lugar donde se pueda pagar por clase o trimestre. Además, es importante darles las expectativas correctas y explicarles en detalle lo que sucederá, los ejercicios que harán, tal vez incluso mostrarles algunos de ellos en casa 🙂

    Uno de mis trucos para preparar mentalmente a Oliver es tener un calendario hecho a mano pegado en la nevera donde los días son círculos que coloreamos, uno por día, y en los días en que vamos a la piscina, por ejemplo, dibujo el agua: Oliver colorea un círculo todas las mañanas, ve que se acerca el día de la piscina y puede prepararse mentalmente. Oliver es un niño muy introspectivo y yo noto que esto lo ayuda, pero con niños más ansiosos podría no funcionar… siempre debemos observar a nuestros hijos. Lo que funciona para nosotros no necesariamente funciona para vosotros.

  • Cuando el problema no es la actividad en sí:1. Podemos ofrecerles quedarnos con ellos mientras realizan la actividad (o en el caso de niños más pequeños, podemos participar): esto puede motivarles y marcar la diferencia.2. Si creemos que el problema es que no se sienten buenos en una actividad, podemos compartir nuestras experiencias y sentimientos de cuando comenzamos una actividad en la que no éramos buenos y cómo superamos la resistencia inicial; o podemos dejar que hablen con alguien que comparta su pasión (u otra pasión) y que haya tenido dificultades para comenzar.3. Si creemos que el problema son sus amigos (¿tal vez hay alguien que se rie de ellos?) es un poco más complicado, pero al principio podemos hablar con ellos y centrarnos en los amigos que sean amables y los ayuden. Incluso compartir con estos amigos el viaje en coche para ir a la actividad podría ayudar.

Pero en la maternidad, tanto todo como lo contrario de todo son ciertos

Dicho esto, creo que hay una gran diferencia entre obligar a nuestros hijos a continuar una actividad y dejar que se den por vencidos demasiado rápido (especialmente con niños como Oliver que tienden a rendirse cuando sienten que algo es demasiado difícil).

Alex siempre me dice que le hubiera gustado que su padre no siempre aceptara a la ligera su decisión de dejar un pasatiempo, y que a veces lo motivara más a continuar.

Siempre hay un poco de miedo e inseguridad al comenzar algo nuevo y con un niño un poco mayor (4-5 años) creo que vale la pena insistir un poco y explicar que es justo que nos demos la posibilidad de superar el miedo inicial y la inseguridad antes de rendirse (porque si nos damos el tiempo suficiente, la resistencia inicial PASARÁ).

Escribo esto porque, aunque cada uno de nosotros tiene intereses únicos e innatos que vale la pena perseguir, creo que nos creamos nuestra propia pasión: cuanto más haces algo, mejor te vuelves; cuanto mejor lo hagas, más te divertirás; cuanto más te diviertas mientras haces una actividad, más apasionado te vuelves. Es un tema que me apasiona mucho y escribí sobre eso aquí hace muchos años.

Un buen compromiso podría ser decidir juntos tomar algunas lecciones más (2-3 meses) antes de tirar la toalla: en este caso también, usaría la ayuda de un papel con círculos en la nevera, donde los círculos representan la cantidad de lecciones que aún tenemos que hacer antes de rendirnos. Cada vez que hacemos una lección, coloreamos un círculo (podemos colorear días buenos con un color y días malos con otro, como sugirió una de las mamás que me sigue). Cuando todos los círculos están coloreados, podemos decidir si continuar o dejarlo, pero al menos hemos dado una buona oportunidad a la actividad.

Al hacer esto, por supuesto, siempre tenemos que mantener nuestras antenas de papis activas y receptivas, y posiblemente observarles (desde lejos podría funcionar mejor) mientras hacen la actividad, y si sentimos que por alguna razón no está funcionando, simplemente dejarla.

¿Alguna vez te has encontrado en esta situación cuando tus hijos querían dejar un hobby? ¿Qué hiciste?


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. No seas timido. Me encanta leer lo que piensas.

Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy