La Tela di Carlotta
it en es

Trucos para tener la casa ordenada (y entretener a tu bebé a la vez)

mar 7, 2017

Mientras escribo esto, me parece que te estoy mintiendo: mi casa no está siempre limpia y ordenada. Para nada. A veces miro a mi alrededor y todo lo que veo es desorden—armarios desordenados, habitaciones desordenadas, salón desordenado, cocina desordenada… y me pregunto cómo hemos llegado aquí; otras veces voy de habitación en habitación tratando de organizar, pero pronto me doy cuenta de que estoy solo moviendo el desorden de un sitio a otro; a veces termino de limpiar y me parece que tengo que volver a empezar.

A lo largo de los años, sin embargo, mi marido y yo hemos reconocido algunos pequeños trucos que siempre nos ayudan a mantener la casa limpia y nos hacen (uhm, ME hacen… Alex nunca está estresado) vivir con menos estrés. Además, ultimamente he descubierto que la mayoría de estas tareas son fáciles de hacer con mi hijo de 2 años, y hasta se convierten en actividades que le gustan mucho. Así que aquí están; algunas pueden parecer obvias, pero he aprendido que nada es obvio cuando se trata de ser padres!

  • Mantén la lavavajillas siempre vacía: cuando esté limpia, toma el hábito de vaciarla enseguida. De esta manera los platos sucios no se acumulan en el fregadero y tú no llegas al tipico momento y-ahora-donde-empiezo. A Oliver le encanta pasarme platos, vasos y cubiertos limpios: mientras se sube en la puerta de la lavavajillas para coger los vasos, a veces temo por su vida (de los vasos), pero es un pequeño riesgo que quiero correr para tener la cocina limpia y Oliver entretenido—y no, aún así mi cocina no está *siempre* limpia.
  • Compra una cesta grande para hacer la colada. Esta es una de mis actividades favoritas últimamente porque lleva mucho tiempo (al niño): Oliver pone toda la ropa sucia—una a una—en la cesta, arrastra la cesta llena y pesada de nuestra habitación al balcón, y pone toda la ropa sucia—una a una—en la lavadora. "Una a una" son las palabras mágicas aquí ;-)Además, entre 1,5 y 2 años de edad, es el momento en que el niño necesita (y busca) el máximo esfuerzo para desarrollar la fuerza, y actividades "inteligentes"—que tengan un propósito—en el camino a su independencia. Hacer la ropa de esta manera proporciona las dos cosas: la cesta pesada desarrolla su fuerza y ​​el propósito de tener ropa limpia la convierte en una actividad "inteligente".
  • Tira lo que no usas. Me encanta tirar cosas a la basura, saco placer en eliminar de mi vida lo que no uso desde mucho tiempo. No siempre he sido así, solía ser una de esas personas no-tiro-nada-quizás-un-día-me-hará-falta, hasta que conocí a Leo Babauta y su zen habits: gracias a él, aprendí el poder de tirar cosas que no uso (él le dice "declutter" en inglés) y gracias a mi marido lo puse en práctica. ¡Es una terapia! Tener la casa ordenada y conformarme con lo que de verdad me hace falta me hace sentir mucho mejor!Cuando hacemos este tipo de limpieza, ahora utilizamos a Oliver como nuestro encargado de la basura: le doy cosas—una a una—para que vaya a tirarlas a la basura, y él corre felizmente de un lado para otro y lo hace durante un buen rato si lo hago aparecer como si su tarea fuera muy importante (y lo es!).
  • Deshazte de cajas y cestas. Esta es una lección que aprendí recientemente, al estudiar sobre Montessori: cajas y cestas son un imán para el desorden (porque acabas llenándolas de cosas), y para mí eso es especialmente cierto en el baño. Al quitar las cestas y las cajas, te das cuentas de la cantidad de cosas que se han acumulado, pero que en realidad no utilizas: las pocas cajas y cestas que tenemos por casa se llenan fácilmente con cosas innecesarias, y por eso son siempre el primer lugar donde voy cuando empiezo tengo ganas de deshacerme del superfluo.
  • Cada cosa en su lugar. Este es un hábito que todavía estamos tratando de desarrollar, ya que es más fácil decirlo que hacerlo. Cada vez que encontramos un objeto que no tiene un lugar dedicado en nuestra casa, o lo tiramos a la basura o le encontramos un lugar permanente: por ahora, sin embargo, esta regla no funciona muy bien, y solo ha contribuido a crear mi "cajón hobby" (aka cajón de caos ordenado). Pero creo que tiene potencial!He tenido más éxito al hacerlo en la habitación de Oliver: todos sus juguetes siempre han sido ordenadamente organizados y exhibidos en estanterías, y cada uno de ellos tiene su propio lugar. Hoy puedo ver los beneficios de este hábito cuando Oliver ordena sus cosas solo, y cuando guarda (a menudo, pero no siempre) un juguete antes de coger otro.

BONUS, limpar! A Oliver le encanta limpiar, especialmente si le dejo usar agua (depende de las ganas que tenga yo de limpiar detrás suya!). Usa casi a diario su set de limpieza de Melissa & Doug, que aconsejaría de verdad porque es bonito, resistente, y limpia de verdad (lo utilizo yo misma cuando Oliver no me ve).

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.