La Tela di Carlotta
it en es

Trucos para viajar solos con niños pequeños

dic 12, 2017

Pues, fui para una aventura a Italia sola con Oliver y Emily, y… bueno, si estás pensando que te voy a contar de como he sido súper mamá, ¡estás equivocado! Disfrutamos de una semana en familia—un lujo en estos días—y hasta conseguí tener una conversación adulta con una de mis amigas más queridas de siempre—fue muy romántico, en mi vieja cocina, como cuando éramos adolescentes—pero en retrospectiva tengo que admitirlo: no fue una idea inteligente viajar con niños menores de tres años y no voy a volver a hacerlo pronto.

Ahora, si estás planeando viajar solo con niños pequeños, sigue mi consejo: ¡no lo hagas! Jaja, estoy (medio) bromeando y sí tengo unos consejos inteligentes para ti porque la verdad es que 0-4 años es una categoria de niños completamente diferente.

Aquí los tienes:

  • Piensa en tus hijos. Si sabes que tu niño anda bien (como Oliver), créeme, deshazte del carrito, ¡estarás feliz de haberlo hecho! En mi experiencia, el control de seguridad es la parte más difícil: estarás contenta de que hayas facturado el carrito y no tengas que desmontarlo, doblarlo y levantarlo con un tu bebé en brazos e intentando convencer a tu niño que se quede cerca. Despacha también el equipaje de mano si puedes, EasyJet ahora te permite hacerlo por 5€ en el mostrador de facturación.
  • Asegúrate de que la familia esté disponible. Si vas a ver a la familia, asegúrate de que alguien pueda ayudarte con los niños. Los abuelos son excelentes cuando se trata de dar de comer a tus hijos y jugar unos juegos relajados en el sofá, pero no sé lo que habría hecho yo sin la ayuda y la energía sinfín de la tía Cri.
  • Elige un destino kid-friendly. Si no vas a visitar a tu familia, asegúrate de que la ciudad ofrezca MUCHAS actividades para niños, especialmente en invierno. Una vez más, me quedé sorprendida por lo poco que ofrece Alba para familias con niños pequeños, y esta vez fue aún más difícil porque no solo hacía frío, sino que incluso nevó (que fue una sorpresa agradable): no hay cafés para familias, parques de bolas, la mayoría de los restaurantes ni siquiera tiene cambiador. Encontramos algo de alivio y calor en el área para niños de la biblioteca, donde Oliver y Emily "leyeron" un libro tras otro durante dos horas.
  • Llévate poca ropa. Yo solo tenía un equipaje de mano entre los tres, y fue suficiente. Llevé dos pares de pantalones, una falda + un par de mallas, tres camisas y un suéter para mí, y un poco más para los niños porque su ropa es minúscula. Muchos leggins y camisetas—y dos vestidos más bonitos—para Emily porque es la que se ensucia más. Cuatro pares de pantalones, cuatro camisetas y dos suéteres para Oliver. Solo un par de zapatos para cada persona, calcetines y ropa interior para cada día de la semana. Voilat!
  • No juguetes, sí comida. Si los niños no están de buen humor, si están demasiado cansados ​​o demasiado activos, si las estrellas no se alinean… ningún juguete en la tierra te salvará. Pero la comida te hará ganar algo de tiempo. Así que decidí olvidarme de los juguetes y llenar mi mochila (me encanta mi Golla, es tan espaciosa y elegante) con un libro para Emily, un libro de pegatinas (+ marcador que se puede borrar) para Oliver, iPad con algunos episodios de Curious George, muchos snacks y pañales, o sea todo lo que necesitas en el avión. Snacks: frittata, anacardos, tortitas de arroz, mandarinas. Mucha agua, cada uno de nosotros tenía su propia botella (tanto la botella de Oliver como la de Emily caben en la mochila AffenZahn de Oliver). De esta manera, no necesité el iPad ni a la ida—los niños no estaban cansados, así que pude entretenerlos con libros y comida durante todo el viaje de 2,5 horas—ni a la vuelta gracias a un chico quien jugó con Oliver.
  • Sé creativa y pasa de lo que piensa la gente. En el aeropuerto de Málaga, después del control, puse a Emily y a Oliver en dos cestas y le dije a Oliver que eran barcos, así que él cantó "Row, row your boat" moviendo el barco de Emily y distraendola mientras yo organizaba nuestras cosas. Dos señoras me dijeron que los niños iban a lastimarse… yo les sonreí y seguí arreglando mis cosas.
  • No tengas vergüenza de pedir o aceptar ayuda. Esta es una regla de oro cuando viajas sola con niños pequeños. A la vuelta, el guardia en el control de seguridad me aguantó a Emily mientras yo me organizaba; Cesare "el buen samaritano" jugó con Oliver durante todo el viaje, e incluso le llevó en los hombros desde el avión hasta las maletas. Cuando las personas te ofrecen ayuda—y cuando tienes dos niños pequeños, no tienes idea de cuántos Cesares encontrarás—acéptala.
  • Nunca poner prisa. Es fácil sentirse como si tuvieras prisa en el aeropuerto, cuando tienes que coger un avión y todos parecen ir más rápido que tú y tu pandilla de gente bonsai. No lo hagas. Tratar de apresurar a los niños siempre, siempre, siempre obtiene el resultado opuesto.
  • Nunca mires a otras familias. Creo que esta vez lo hice muy bien y supe mantener la calma durante el viaje. Hubo incluso un momento a la vuelta cuando me sentí extremadamente relajada, Oliver y Emily iban por el aeropuerto felices y sonriendo, y yo simplemente caminaba con ellos disfrutando de nuestro tiempo juntos. La gente sonreía y probablemente pensó que yo era una experta de viajar sola con niños, pero la verdad es que ese fue un momento breve. Aunque hice bien el papel de mamá "perfecta", hubo muchos otros momentos en los que me sentí nerviosa y agobiada. Otros padres pueden parecer más relajados que tú y sus hijos más educados que los tuyos, pero lo más probable es que simplemente estén teniendo un buen momento—o que sean mejores fingiendo que tú ;-)
  • Respira. Incluso si eres una madre relajada y has dormido lo suficiente (¿realmente existen esas mamás?) viajar sola con niños pequeños es estresante. De vez en cuando, recuerda que es normal que tu bebé no coopere (es solo un bebé), que tu niño pequeño no te escuche (es solo un niño pequeño), y que te sientas agotada (eres solo humana). Toma respiraciones profundas—hará una gran diferencia.

Por último, pero no menos importante, date una ducha muy larga antes de salir—con agua caliente, aceite de coco, crema para el pelo o lo que más te guste. No te miento, podría ser la única ducha en condiciones de todo el viaje.

¿Cuáles son tus secretos para viajar con niños pequeños?

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

El blog

Escribo principalmente sobre genitorialidad, Montessori y multilingüismo. Lee mis últimos artículos.

Vida sostenible
Vivir de manera sostenible para mí no significa solo tener un estilo de vida más ecológico. Significa tomar decisiones sostenibles para nuestro planeta, las personas que los habitan, pero también para nuestra vida, nuestro estilo de vida y nuestra felicidad. Significa aprovechar cualquier oportunidad diaria para evolucionar como seres humanos, para ser más felices, más sanos, más amables, más responsables y más cuidadosos — la única forma sostenible para un futuro significativo.
Face yoga, el yoga para la cara
Porque deberías llevar la misma ropa dos veces en Instagram
El poder de crear habitos (y porque deberías hacerlo, aunque luego los rompas)
Comer de manera responsable es la dieta del futuro (¿Te apetece enseñarlo a tus niños?)
El poder de NO quejarse: ¿podrías hacerlo durante un mes entero?
¡Limpia tu planeta, por favor!
Infografía: 8 pasos para pasar a los pañales de tela
Una nota personal sobre la felicidad
Una nota personal sobre los social media
Un cambio de vida siempre expande tus horizontes
Acabas de llegar a La Tela?
He preparado colecciones de varios artículos que he escrito a lo largo de los años. Quizás encuentres uno que te interese.

Viajes

Vendimos todo para viajar por el mundo durante dos años. Actualmente estamos en Nueva Zelanda.

Libros

En 2020 escribí 4 libros para la colección “Gioca e impara con il metodo Montessori" curada por Grazia Honegger Fresco. La colección es un proyecto de Il Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport.

También implementamos los talleres de los últimos 15 volúmenes de la colección con Oliver y Emily.

Podcast

En mi podcast, “Educare con calma”, hablo de varios temas, desde Montessori hasta la sostenibilidad. ¡Solo en italiano!

nov 19, 2020 • 25m
Pene e vulva: normalizziamo le parole
Con questo episodio inizio una serie di conversazioni a tema sessuale, perché credo che in Italia se ne debba parlare di più, soprattutto tra famiglie con bambini. L'educazione sessuale è un aspetto importante dell'educazione dei bambini e deve iniziare da piccoli. Un ottimo primo passo è proprio quello di normalizzare parole "imbarazzanti" come pene e vulva e sostituirle alle più comuni pisellino e patatina. Nell'episodio dico che non avevo trovato la storia originale in spagnolo della "gall...
16
nov 13, 2020 • 13m
"Non sono cresciuto Montessori e sono venuto su bene lo stesso!"
In questo breve episodio rifletto su una frase che ho sentito/mi è stata detta spesso per difendere l'educazione tradizionale (da genitori che crescono i propri figli con metodi più tradizionali come le minacce, i castighi, le punizioni ecc). Ti suggerisco anche come risponderei io. La citazione che menziono nell'episodio è una frase che disse la madre di Jane Goodall, antropologa inglese che ha dedicato la sua vita allo studio degli scimpanzé: "Se le persone non sono d’accordo con te, la cos...
15
nov 6, 2020 • 16m
La rabbia, le urla dei genitori e una storia tibetana
In questo episodio sono stata ispirata da una storia tibetana a parlare di rabbia e del perché urliamo quando siamo arrabbiati. Riconoscere i perché e analizzare le mie reazioni quando urlo è stato per me il primo passo per imparare a gestire la rabbia. Nell'episodio menziono questo articolo: Spiegare come funziona il cervello aiuta i bambini a controllare le loro emozioni. Mi trovi anche su www.lateladicarlotta.com e su Facebook e Instagram come @lateladicarlottablog.
14

Instagram

Actualizo Instagram casi todos los días para estar “cerca” de mi familia lejana.

¿Por qué La Tela di Carlotta?
Soñé con el nombre La Tela di Carlotta. Una mañana me desperté y en mis sueños había creado un blog con el mismo nombre de la novela americana (Charlotte’s Web). Muchos años e infinitos altibajos después, esta telaraña de pensamientos e historias es mi trabajo. Tardé mucho en entender qué tipo de presencia online quería ser y hoy lo sé: soy transparente, muestro la vida real, no hago publicidad, solo recomiendo marcas sostenibles (y no siempre porque me paguen) y creo en el valor de mi blog y de mis cursos – porque si no creemos en el valor de nuestro trabajo, nadie creerá por nosotros.
Carlotta
Carlotta dreaming of La Tela
¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.