Trucos para viajar solos con niños pequeños

3 comentarios
Ayúdame a correr la voz
ItalianoEnglishEspañol

Pues, fui para una aventura a Italia sola con Oliver y Emily, y… bueno, si estás pensando que te voy a contar de como he sido súper mamá, ¡estás equivocado! Disfrutamos de una semana en familia—un lujo en estos días—y hasta conseguí tener una conversación adulta con una de mis amigas más queridas de siempre—fue muy romántico, en mi vieja cocina, como cuando éramos adolescentes—pero en retrospectiva tengo que admitirlo: no fue una idea inteligente viajar con niños menores de tres años y no voy a volver a hacerlo pronto.

Ahora, si estás planeando viajar solo con niños pequeños, sigue mi consejo: ¡no lo hagas! Jaja, estoy (medio) bromeando y sí tengo unos consejos inteligentes para ti porque la verdad es que 0-4 años es una categoria de niños completamente diferente.

Aquí los tienes:

  1. Piensa en tus hijos. Si sabes que tu niño anda bien (como Oliver), créeme, deshazte del carrito, ¡estarás feliz de haberlo hecho! En mi experiencia, el control de seguridad es la parte más difícil: estarás contenta de que hayas facturado el carrito y no tengas que desmontarlo, doblarlo y levantarlo con un tu bebé en brazos e intentando convencer a tu niño que se quede cerca. Despacha también el equipaje de mano si puedes, EasyJet ahora te permite hacerlo por 5€ en el mostrador de facturación.
  2. Asegúrate de que la familia esté disponible. Si vas a ver a la familia, asegúrate de que alguien pueda ayudarte con los niños. Los abuelos son excelentes cuando se trata de dar de comer a tus hijos y jugar unos juegos relajados en el sofá, pero no sé lo que habría hecho yo sin la ayuda y la energía sinfín de la tía Cri.
  3. Elige un destino kid-friendly. Si no vas a visitar a tu familia, asegúrate de que la ciudad ofrezca MUCHAS actividades para niños, especialmente en invierno. Una vez más, me quedé sorprendida por lo poco que ofrece Alba para familias con niños pequeños, y esta vez fue aún más difícil porque no solo hacía frío, sino que incluso nevó (que fue una sorpresa agradable): no hay cafés para familias, parques de bolas, la mayoría de los restaurantes ni siquiera tiene cambiador. Encontramos algo de alivio y calor en el área para niños de la biblioteca, donde Oliver y Emily “leyeron” un libro tras otro durante dos horas.
  4. Llévate poca ropa. Yo solo tenía un equipaje de mano entre los tres, y fue suficiente. Llevé dos pares de pantalones, una falda + un par de mallas, tres camisas y un suéter para mí, y un poco más para los niños porque su ropa es minúscula. Muchos leggins y camisetas—y dos vestidos más bonitos—para Emily porque es la que se ensucia más. Cuatro pares de pantalones, cuatro camisetas y dos suéteres para Oliver. Solo un par de zapatos para cada persona, calcetines y ropa interior para cada día de la semana. Voilat!
  5. No juguetes, sí comida. Si los niños no están de buen humor, si están demasiado cansados ​​o demasiado activos, si las estrellas no se alinean… ningún juguete en la tierra te salvará. Pero la comida te hará ganar algo de tiempo. Así que decidí olvidarme de los juguetes y llenar mi mochila (me encanta mi Golla, es tan espaciosa y elegante) con un libro para Emily, un libro de pegatinas (+ marcador que se puede borrar) para Oliver, iPad con algunos episodios de Curious George, muchos snacks y pañales, o sea todo lo que necesitas en el avión. Snacks: frittata, anacardos, tortitas de arroz, mandarinas. Mucha agua, cada uno de nosotros tenía su propia botella (tanto la botella de Oliver como la de Emily caben en la mochila AffenZahn de Oliver). De esta manera, no necesité el iPad ni a la ida—los niños no estaban cansados, así que pude entretenerlos con libros y comida durante todo el viaje de 2,5 horas—ni a la vuelta gracias a un chico quien jugó con Oliver.
  6. Sé creativa y pasa de lo que piensa la gente. En el aeropuerto de Málaga, después del control, puse a Emily y a Oliver en dos cestas y le dije a Oliver que eran barcos, así que él cantó “Row, row your boat” moviendo el barco de Emily y distraendola mientras yo organizaba nuestras cosas. Dos señoras me dijeron que los niños iban a lastimarse… yo les sonreí y seguí arreglando mis cosas.
  7. No tengas vergüenza de pedir o aceptar ayuda. Esta es una regla de oro cuando viajas sola con niños pequeños. A la vuelta, el guardia en el control de seguridad me aguantó a Emily mientras yo me organizaba; Cesare “el buen samaritano” jugó con Oliver durante todo el viaje, e incluso le llevó en los hombros desde el avión hasta las maletas. Cuando las personas te ofrecen ayuda—y cuando tienes dos niños pequeños, no tienes idea de cuántos Cesares encontrarás—acéptala.
  8. Nunca poner prisa. Es fácil sentirse como si tuvieras prisa en el aeropuerto, cuando tienes que coger un avión y todos parecen ir más rápido que tú y tu pandilla de gente bonsai. No lo hagas. Tratar de apresurar a los niños siempre, siempre, siempre obtiene el resultado opuesto.
  9. Nunca mires a otras familias. Creo que esta vez lo hice muy bien y supe mantener la calma durante el viaje. Hubo incluso un momento a la vuelta cuando me sentí extremadamente relajada, Oliver y Emily iban por el aeropuerto felices y sonriendo, y yo simplemente caminaba con ellos disfrutando de nuestro tiempo juntos. La gente sonreía y probablemente pensó que yo era una experta de viajar sola con niños, pero la verdad es que ese fue un momento breve. Aunque hice bien el papel de mamá “perfecta”, hubo muchos otros momentos en los que me sentí nerviosa y agobiada. Otros padres pueden parecer más relajados que tú y sus hijos más educados que los tuyos, pero lo más probable es que simplemente estén teniendo un buen momento—o que sean mejores fingiendo que tú 😉
  10. Respira. Incluso si eres una madre relajada y has dormido lo suficiente (¿realmente existen esas mamás?) viajar sola con niños pequeños es estresante. De vez en cuando, recuerda que es normal que tu bebé no coopere (es solo un bebé), que tu niño pequeño no te escuche (es solo un niño pequeño), y que te sientas agotada (eres solo humana). Toma respiraciones profundas—hará una gran diferencia.

Por último, pero no menos importante, date una ducha muy larga antes de salir—con agua caliente, aceite de coco, crema para el pelo o lo que más te guste. No te miento, podría ser la única ducha en condiciones de todo el viaje.

¿Cuáles son tus secretos para viajar con niños pequeños?


Ayúdame a correr la voz

La mujer detrás de las palabras

Me llamo Carlotta, tengo 33 años, soy italiana, estoy casada con un finlandés, y juntos criamos a Oliver (4) y Emily (2) Montessori e multilingües. Estamos vendiendo todo para viajar por el mundo.

Más sobre mí →

Te ha gustado? Estás de acuerdo? No? Dímelo en un comentario :-)

Si prefieres, puedes también enviarme un tweet o escribirme en privado.

  1. Hai avuto un gran coraggio! Brava!

  2. Il prossimo luglio ci cimenteremo nella traversata oceanica da San Paolo a Milano; prima volta in aereo (forse; sicuramente, prima volta in intercontinentale). Leo avrà 15 mesi e non so proprio come andranno quelle 12 interminabili ore di volo, estenuanti anche per noi adulti. L’andata sarà in notturna, quindi credo che ce la caveremo. Il ritorno, invece, sarà di giorno… e probabilmente qui cascherà l’asino. La cosa che “spaventa” di più, comunque, è la possibilità di arrecare, in qualche modo, disturbo agli altri passeggeri. Vedremo!

  3. Ciao, sono appena arrivata sul tuo blog! Innanzi tutto complimenti, per quello che scrivi e per come lo scrivi, addirittura in spagnolo e inglese, wow!
    Per quanto riguarda questo post, ora che i miei pupi sono più grandicelli (3 e 5 anni) rimpiango quando erano così piccini da poterli mettere in un passeggino e stop o quasi.
    A quest’età vogliono essere indipendenti, scorrazzano ovunque, non stanno mai zitti, sono insaziabilmente curiosi, vogliono fare qualcosa di nuovo ma allo stesso tempo mantenere le vecchie abitudini. Insomma, un delirio!
    Sola con loro vado a trovare i parenti e per ora non ho il coraggio di fare veri e propri viaggi se non coadiuvata dal papà.
    Vedremo in futuro…


Vas de prisa?

Regístrate a mi newsletter para recibir los últimos artículos directamente en tu correo electrónico. Sólo un mail al mes. No spam (lo prometo!) 🙂


Podría gustarte también…

He personalmente seleccionado estos artículos para ti para que puedas seguir leyendo…


Post populares…

Estos artículos han tenido mucho éxito! Quizás te gusten a ti también.


Últimos artículos…

Directamente de las imprentas para que puedas leerlos todo seguidos.

Imprint  ·  Privacy Policy